Los tres soldados bolivianos
La Fiscalía de Chile debe resolver en un plazo máximo de diez días, que ya corre, si acusa o no a los tres soldados bolivianos detenidos en la frontera por el delito de porte ilegal de armamento bélico por el que eran investigados.
El lunes, se abrió una nueva fase en este polémico caso para Chile, tras el rechazo de los tres soldados bolivianos a la salida alternativa ofrecida por el Ministerio Público, que implicaba que acepten las acusaciones en su contra, para ser expulsados inmediatamente de Chile.
Según explicó al diario chileno digital Emol.com el fiscal regional de Tarapacá Manuel Guerra –a cargo de las indagatorias-, existen tres posibilidades que están siendo analizadas por el ente persecutor en razón del hecho por el que fueron formalizados Álex Choque, Augusto Cárdenas y José Luis Fernández.
“Una opción es acusar, otra es el sobreseimiento del caso y una tercera alternativa es adoptar una decisión de no perseverar”, dijo, detallando que esta última sólo se podría adoptar en caso de que el Ministerio Público considerara que no ha reunido antecedentes suficientes y serios que permitan posibilitar el enjuiciamiento de los uniformados y que juicio de la Fiscalía, no es así.
Si se decide sobreseer, significaría decir que son inocentes y que el hecho no es constitutivo de delito, lo que para nosotros (el Ministerio Público) sí lo es”, continuó.
“Y si tomamos la decisión de acusar, es porque efectivamente consideramos que ellos son culpables del delito pidiendo la imposición de una pena determinada”, agregó el fiscal, enfatizando que en este caso lo que corresponde es que el Juzgado de Garantía cite a una audiencia de preparación para el juicio oral, “la que tendría lugar aproximadamente después de 25 días presentada la acusación” y donde se discutirán las pruebas que serán presentadas ante el Tribunal Oral en lo Penal.
INOCENTES Los soldados bolivianos se declararon inocentes y rechazaron las acusaciones en su contra. Chile acusa a los soldados de cruzar su frontera, portando ilegalmente un arma de guerra, por su parte Bolivia rechaza esas imputaciones y sostiene que los tres reclutas pasaron involuntariamente el límite, que no está claramente demarcado, en un operativo contra contrabandistas de vehículos indocumentados. En ese sentido, la defensa exige que el juicio sea suspendido y que los soldados sean declarados inocentes.
“Hasta ese momento, se puede optar por alguna de las distintas salidas que tiene el sistema”, recalcó el fiscal Guerra.
JUICIO Respecto a la posibilidad de que la Fiscalía ceda ante la petición de la defensa de suspender el procedimiento a los tres soldados, Guerra aseguró que no descarta ninguna alternativa “porque creemos que hacerlo sería cercenar las facultades que la ley nos otorga”.
Asimismo, recalcó que ahora deberá hacer un análisis de todos los antecedentes que tiene de la investigación y de las variables que el caso tiene. “Si bien no participamos del mundo de la política, tampoco vivimos en una burbuja”, estableció.
“Nosotros nos damos cuenta de que este es un conflicto que trasciende de lo jurídico y que tiene implicancias políticas”, concluyó.
Fuente: Opinion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.