evoEl presidente Evo Morales criticó ayer ante la Comisión de Estupefacientes de la ONU, en Viena, la actual política internacional contra las drogas que, dijo, ha fracasado porque ha generado más violencia y funciona como un “instrumento de dominio geopolítico”.

El Mandatario, en su discurso ante los delegados de la ONU, también abogó por la hoja de coca, por sus “innumerables y comprobados fines medicinales” y afirmó que la penalización de su consumo fue un “error”.

“Hoy hay cada día más drogas en los mercados, cada vez hay más armas que alimentan la violencia social, cada vez más dinero ilícito encubierto por el secreto bancario”, declaró el Presidente boliviano en la reunión de los delegados del órgano de las Naciones Unidas (ONU) que debate hasta el viernes sobre las políticas contra los narcóticos en el mundo.

En su discurso, Morales aseguró con cierta ironía: “(Estoy) un poco preocupado al ver un poco de tensión en esta reunión, y estaba preguntando si será por el fallecimiento del hermano Hugo Chávez (presidente de Venezuela) o por el fracaso de la lucha contra las drogas en el mundo”.

Según el Mandatario, “la denominada lucha contra el narcotráfico se ha convertido en un instrumento de dominio geopolítico”.

Denunció su uso político por algunas potencias y que a su juicio, la estrategia contra el narcotráfico, fracasó.

“Las drogas ilícitas constituyen la tercera industria más rentable del mundo, según un informe de Naciones Unidas, después de la industria alimentaria y el petróleo, con un valor estimado de 450.000 millones anuales completamente bajo el control de los criminales”, recalcó.

Agregó que el efecto de la Convención de 1961 contra las drogas ha sido el opuesto al deseado y animó a reflexionar sobre las razones de ese “fracaso”.

Morales destacó que, sin la ayuda de Estados Unidos, Bolivia ha reducido los cultivos ilícitos de coca y animó a otros países a “nacionalizar” también la lucha contra el narcotráfico.

Con 27.200 hectáreas sembradas, Bolivia es el tercer productor de hoja de coca después de Colombia y Perú. La ONU ha elogiado en sus últimos informes la reducción en 2011 del 12 por ciento de los cocales en Bolivia, mientras en Colombia y Perú se produjeron pequeños aumentos de los plantíos.

Morales además reivindicó la hoja en su estado natural, aseguró que no es una droga y que desde tiempos ancestrales es mascada y utilizada en otros usos sin causar daños a la salud.

Aseguró que ya en el siglo XIX se producía en Europa un tónico “vino Mariani” y que era muy apreciado incluso por el papa León XIII (1810-1903). “Ojalá el nuevo Papa que va a ser designado pronto retome el uso del vino Mariani”, confió.

Antes de su intervención en el 56 periodo de sesiones, Morales se reunió con el director ejecutivo de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y Delito (Onudd), Yuri Fedotov, quien agradeció su “compromiso en la lucha contra las drogas”.

Fedotov, en rueda de prensa según la agencia EFE, quitó hierro a las críticas de Morales a la estrategia internacional contra los narcóticos. “Las convenciones contra las drogas sirven para contener el problema de las drogas en el mundo”, declaró, aunque precisó que se deben de “aplicar de forma plena”.

El alto funcionario de la ONU declaró ante la Comisión que las tasas de consumo de drogas en el mundo permanecen estables aunque existen desafíos crecientes, como la rápida difusión de nuevas substancias psicoactivas.

En un informe para las delegaciones de la comisión, al que ha tenido acceso Efe, la Onudd cifra en hasta 253.000 las muertes anuales causadas por el consumo de drogas en el mundo.

El documento señala que la estabilización o el descenso del consumo de drogas tradicionales (cocaína, heroína o cannabis) en importantes mercados como Estados Unidos y Europa “se ve neutralizado por el creciente uso de esas drogas en partes de África, América del Sur y Asia”.

Industrialización de la hoja

El presidente Evo Morales defendió ayer ante la Comisión de Estupefaciente de la ONU, en Viena, el cultivo legal de la coca e insistió en la estrategia de industrialización de la hoja, sobre todo por sus propiedades medicinales.

“Siempre defenderemos la hoja de coca con argumentos científicos, históricos y milenarios”, afirmó Morales y añadió que en el marco del respeto a la Convención de 1961 en lo relativo a la industrialización con fines benéficos se buscará firmar acuerdos entre Estados para la exportación de productos de coca.

“Esta política de industrialización no es para hacer daño, sino para salvar la vida”, afirmó el Mandatario en su alocución en el 56 periodo de sesiones de la Comisión.

Agradeció el respaldo mayoritario de los países para el retorno de Bolivia a la Convención de 1961 con la reserva del akulliku.

“Por eso aclarar, reiterar y ratificar, qued no es legalizar la cocaína, ni la droga, sino defender la coca… No es posible que mediante la Convención de 1961 la coca sea un estupefaciente no lo es en su estado natural, otra cosa es en uso de precursores y químicos”, remarcó.

Día del akulliku

Productores cocaleros celebrarán hoy la segunda jornada del akulliku o mascado de la hoja de coca, luego que en 2012 se instituyó esa actividad para revalorizar y reivindicar su consumo tradicional, informó el lunes viceministro de la Coca, Dionisio Núñez.

Para esta ocasión, productores de coca, convocaron a concentraciones y jornadas de “pijcheo” en plazas de las ciudades capitales. Núñez informó que tambien se celebrara el retorno de Bolivia a la Convención de 1961 con la reserva del akulliku.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.