CHOFERESLos transportistas de carga del Sindicato Riberas del Río de Capinota y del Transporte Pesado de Cochabamba (Transpeco) se enfrentaron ayer por la aplicación de un convenio que autoriza a los ribereños a llevar el 5 por ciento de la producción de cemento de la Cooperativa Coboce Irpa Irpa.

Integrantes de Transpeco desconocieron el convenio con el argumento de que no existe un estudio técnico que demuestre que la empresa requiere de más camiones para comercializar su producto.

Los choferes de Transpeco desconocieron el convenio alegando que el mismo se firmó en medio de medidas de presión y que no existe un estudio técnico que determine que la fábrica requiere incrementar el número de camiones para comercializar el cemento.

Transpeco informó que la población de Capinota sí participa del transporte a través de dos organizaciones: el Sindicato de Transporte Capinota y Asotram 24 de Septiembre.

Ayer, después de 12 días de bloqueo, los transportistas del Sindicato Riberas del Río y el Sindicato de Transpeco Cochabamba se enfrentaron con una lluvia de piedras. El conflicto culminó con una persona herida, camiones con los parabrisas destrozados y con una breve tregua para despejar la ruta. Sin embargo, los ribereños volvieron a bloquear la entrada a la fábrica.

Los transportistas de Riberas del Río determinaron continuar con el bloqueo exigiendo el cumplimiento del convenio que les otorga el transporte del 5 por ciento de la producción.

Los choferes de Transpeco, que tradicionalmente realizan el traslado de la carga, expresaron que los denominados ribereños “no tienen derecho a transportar el cemento y están movilizados por afanes políticos”.

Denunciaron que el movimiento es impulsado por empresarios, avicultores y el esposo de la dirigente del MAS Leonilda Zurita, Teodoro Angulo, según un comunicado de la Federación Sindical del Autotransporte.

El secretario de conflictos del Sindicato Riberas del Río, Santos Mamani, indicó: “Como institución de transporte, hemos decidido levantar esta medida de presión, pero sólo por una hora. Vamos a continuar la vigilia hasta conseguir el 5 por ciento de transporte”.

Agregó que se registraron agresiones contra las mujeres, una de las cuales salió herida.

“Quiero dejar en claro que esta institución está en este lugar desde hace dos semanas con medidas de presión: nosotros, como Riberas del Río, exigimos el cumplimiento de un convenio que se ha suscrito el 30 de agosto de 2012 con Transpeco”, dijo Mamani.

El convenio consiste en ceder al Sindicato Riberas del Río el 5 por ciento de la carga de cemento, pero ellos (Transpeco) han creado una “mini federación ilegal; sólo pedimos nuestros derechos los capinoteños”, dijo el dirigente.

El representante de Transpeco, Adalid Siacara, manifestó que la “situación es preocupante; los de Capinota quieren formar una organización valiéndose de influencias políticas”.

Ante las denuncias de que Transpeco también está conformando un nuevo sindicato, expresó: “Nuestros afiliados se han retirado voluntariamente y han formado su propia empresa internacional y quieren organizar otro sindicato”.

Un grupo de 35 policías intentó frenar el enfrentamiento, en la entrada a la fábrica Coboce.

El jefe policial de Capinota, Eduardo Aguilar, informó que el conflicto comenzó hace 12 días, por lo cual los camiones que sacaban cemento de la fábrica han estado varados en la misma. “Los transportistas de las Riberas del Río se oponían a que Transpeco traslade cemento hacia Cochabamba y otros departamentos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.