demanda a boliviaEl senador brasileño Álvaro Días presentó el martes pasado una denuncia contra Bolivia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA) pidiendo garantías para que el senador boliviano de oposición Róger Pinto pueda salir del país hacia Brasil.

De acuerdo con información de la página oficial del Senado de Brasil y del blog de Días, el recurso, presentado el pasado martes, denuncia la “parcialidad extrema” y la falta de independencia del Órgano Judicial en Bolivia que dio lugar a la vulneración de los derechos de Pinto y su decisión de pedir asilo a Brasil.

Días recordó que el senador boliviano lleva más de 11 meses asilado en la Embajada brasileña en La Paz, donde sólo puede recibir visitas de familiares cercanos, el abogado y médicos.

“Estamos consolidando esta petición en las disposiciones legales. Hay un argumento legal, elaborado por un experto, y seguramente esta Comisión Interamericana de Derechos Humanos examinará los argumentos mencionados, que prueban la existencia de un brutal abuso de derechos humanos del senador opositor que impide el ejercicio de la actividad parlamentaria en su país”, dijo.

Días, en marzo de este año, también hizo un llamamiento a su Gobierno en favor de Roger Pinto en la intervención de la sesión plenaria del Congreso de Brasil. En la denuncia que presentó el pasado martes ante la CIDH, menciona como culpables de la situación del senador opositor al presidente de Bolivia, Evo Morales; al vicepresidente, Álvaro García Linera; a la ministra de Transparencia, Nardi Suxo, y al juez Ponciano Ruiz.

Esto sucede después de que el consorcio de abogados de Pinto presentara un recurso de Hábeas corpus contra Brasil, el viernes 17 de mayo, el cual debe ser conocido de inmediato por la Corte Suprema de Justicia de Brasil, sin necesidad de sorteos de Sala.

Según el abogado Fernando Tiburcio, el caso será analizado el 29 de mayo.

Para el senador brasileño, la mayoría de las denuncias que existen en contra de Pinto son por la comisión del delito de desacato, por lo tanto, dijo que “muchos de los casos de carácter penal o administrativo que se levantaron en contra del senador, independientemente de si es o no culpable, revelan la parcialidad extrema y la falta de independencia del Poder Judicial (de Bolivia)”.

En el documento, el senador recordó que Roger Pinto fue elegido legítimamente, y su oposición política se vio “gravemente obstaculizada” por instituciones locales, incluido el Órgano Judicial de Bolivia.

“El senador Pinto, en su actividad parlamentaria, había estado haciendo varias denuncias que involucran a funcionarios del Gobierno y del Poder Judicial. Pinto Molina denunció la falta de independencia de los procesos judiciales, acciones de nepotismo del Gobierno de Evo Morales, la brutalidad policial y la posible participación de agentes del Gobierno en el narcotráfico “, dijo Días.

Recordó que también existe una vulneración del artículo 8 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, que fue ratificada por Bolivia desde el 20 de junio de 1979, y que garantiza que en el país se llevarían adelante procesos judiciales justos para los ciudadanos.

Asilo político afectó en el caso de los 12 hinchas

El senador brasileño Álvaro Días también mencionó que la detención de los 12 aficionados del Corinthians en Oruro, Bolivia, desde febrero de este año, representaría una represalia a consecuencia del asilo diplomático concedido a Roger Pinto por el Gobierno brasileño.

“Una prisión absolutamente arbitraria, violenta, inhumana, una locura, así que un secuestro, que no puede ser admitido en las relaciones diplomáticas entre dos países hermanos”, indicó.

En marzo pasado, el presidente del Senado brasileño, Renán Calheiros, habló sobre los hinchas del Corinthians y afirmó que les ofrecerá todo el respaldo necesario.

“Haremos todos los esfuerzos posibles para dar asistencia a los presos en Bolivia desde el 20 de febrero” , declaró. Por el mismo caso, una comisión de legisladores de ese país llegó para visitar a los hinchas.

Los 12 seguidores del Corinthians se encuentran detenidos en la cárcel de Oruro por su presunta participación en los hechos que derivaron en el fallecimiento del adolescente Kevin Beltrán Espada, de 14 años, alcanzado por una bengala que le provocó la muerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.