sÉste es el tercer hecho de feminicidio ocurrido en Cochabamba en menos de 15 días. En los tres casos, las víctimas son bebés que fueron rechazadas por ser mujeres

Un hombre de 24 años y su concubina de 18 confesaron que hace un mes asesinaron a su bebé de dos semanas porque nació mujer y el padre ya tenía dos niñas de otra relación. La trágica revelación no fue fruto del arrepentimiento sino de la venganza en medio de una riña familiar.

El jueves en la tarde la Policía fue convocada al sector de Alto San Pedro para que intervenga en una pelea entre Benito Mamani Gabriel (24) y sus cuñados. Estos últimos lo castigaron por haber golpeado a Carmenza Sánchez Jancko (18) día antes. En medio de la trifulca, Sánchez añadió que no sólo la agredió sino que hace un mes mató a la hija de ambos.

A los periodistas, Carmenza Sánchez contó que su pareja golpeó, pisó a la niña y luego la asfixió con su mano diciendo: “‘¡Qué llorona es ! de quién será su hija porque de mí tenía que ser hombre’. Él la ha matado porque quería un hijo hombre y ya tiene dos hijas mujeres de su anterior esposa”.

Sin embargo, Benito Mamani sostuvo que Sánchez le entregó a la niña diciéndole “hazle lo que sea” y él quiso asfixiarla. “Yo le he tapado su nariz y su boquita un ratito y ella ha terminado de matarle”.

Al drama se añade que durante el nacimiento de la criatura, los médicos diagnosticaron a la pareja con VIH/Sida y existía la posibilidad de que la bebita hubiera adquirido el virus a través de la placenta. El director de la fuerza anticrimen, coronel Remy Ampuero, dijo que este diagnóstico puede ser otro de los móviles del crimen. Sin embargo, la pareja sólo se refirió al sexo de la niña como la razón de la tragedia.

Benito Mamani confesó que enterró a la bebé en el cementerio de Villa Fátima, al sur de la ciudad.

Los investigadores de la División Homicidios llegaron hasta la zona alta de un cerro y debajo de un promontorio de piedras encontraron la cabeza y el tórax de la bebé. El resto desapareció por efectos del tiempo y el clima.

La pareja fue remitida a la Fiscalía, pero en sus declaraciones formales optaron por el silencio. El caso podría ser tipificado como un delito de feminicidio de acuerdo con la nueva Ley Integral de Lucha Contra la Violencia hacia las Mujeres.

Éste es el tercer caso de feminicidio cometido en Cochabamba en menos de dos meses. El 9 de mayo, una mujer tomó herbicida al enterarse de que su bebé de ocho meses de gestación era mujer. La niña murió en su vientre. El 10 de mayo, en Isinuta, una madre de 19 años mató a su bebita de dos meses golpeándola contra las paredes y puertas. Su pareja la dejó porque la bebé fue mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.