jaula.Un adicto al cigarrillo de Turquía decidió ponerse una jaula en la cabeza después de tratar varios métodos sin tener éxito. El hombre, que fuma hace 26 años, se encerrará durante todo el tiempo que sea necesario para dejar la adicción.

Ibrahim Yucel, de 42 años, dijo haberse decidido por esta radical técnica después que su padre falleciera por un cáncer de pulmón inducido por el tabaco. Cada cumpleaños le prometía a su mujer y sus hijos dejar el hábito, pero no podía lograr cumplir con su palabra.

Como consumía dos cajas de cigarrillos por día decidió ir por esta idea descabellada, pero efectiva. La llave la deja en su casa a cuidado de su mujer y su hija.

Si bien a su familia en principio le parecía ridícula la decisión del hombre, finalmente terminaron por aceptarlo ya que se trataba de la única forma para lograr tener una vida un poco más saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.