Miami, USA 2013Las mamás queremos que nuestras hijas se sienten fuertes, valientes, inteligentes y bellas. Pero en un mundo de mensajes confusos, que vienen del colegio, amigos, TV o revistas, criar a una hija con confianza en sí misma puede sentirse abrumador.

“Mi hija tiene seis años y es más fuerte que yo en muchas maneras. Es la primera en subirse a las montañas rusas, la que canta más alto en cualquier coro, viste lo que se le antoje (no combina nada) y dice lo que piensa. Cuando la cambiamos de colegio, ella respondió: “Nuevos amigos, ¡que emoción!”. Yo sin embargo, me pongo nerviosísima cuando tengo que ir a una cena con gente que no conozco. No sé de dónde sacó esta fascinante seguridad, pero temo que algún día desaparezca y mi hija tema levantar la mano en el cole o le preocupe la talla de su ropa”, expresa una mamá entrevistada.

Las mamás hoy, conscientes de los efectos de los medios masivos y las inseguridades que muchas de ellas sufrieron, se preguntan: ¿Hay algo que pueda hacer para mantener su autoestima alta y su perspectiva optimista?

Princesas con límites

¿Nunca te preguntaste el impacto que tienen los cuentos de hada en tu hija? “Cuando mi hija tenía cuatro años le pregunté: qué hacen las princesas y ella respondió sin vacilar: “Limpian casas y esperan que un príncipe se case con ellas”, contó una mamá entrevistada. Es perfectamente normal que ellas adoren ver Cenicienta o Blanca Nieves, pero debes darle otra perspectiva a estos cuentos. Pregúntale a tu hija: “¿Qué crees que pasa a Cenicienta después de que se casa?, ¿Qué estará haciendo Ariel en cinco años?” Estas preguntas ayudan a que tu hija vea la fantasía como ficción, no una realidad. Así se dará cuenta desde pequeña que ella no tiene que depender de un hombre (príncipe) que la rescate. Pero no elimines estas historias. “Quitarle lo que más quiere solo lo hará más atractivo”, dice Amy Sluss, especialista en vida familiar y fundadora de Fabulous to Be Female, una organización que trabaja hacia el empoderamiento de niñas. Úsalo como una oportunidad para enseñarle que es realidad y qué es ficción.

Más allá del espejo

Claro que tu hija es bella y cada día es más divina. “A todas nos gusta saber que somos lindas y no debes dejar de decirle a tu hija que es hermosa. Pero también halaga sus otras cualidades”, aconseja Sluss. Y es que, muchas veces las mujeres son evaluadas por su apariencia física y desde muy pequeñas reciben este mensaje. Trata de diluir el poder de este mensaje halagando y validando otros atributos y habilidades, como su esfuerzo en el colegio, lo buena hermana que es o lo justa que es con sus amigos. De esa forma, ser linda no será lo más importante para ella. Ella necesita que valores la maravillosa persona que es y la mujer que se desarrolla cada día.

Ser saludable, no delgada

Es más probable que una hija no se sienta cómoda en su cuerpo si la mamá tiene una imagen corporal negativa, de acuerdo a un estudio de la Western Oregon University. Sé una mamá que come sano y hace ejercicio. Es importante que animes a tu hija a comer de manera saludable, pero no a obsesionarse con lo que come ni menciones “alimentos enemigos”. “Háblale sobre qué alimentos son buenos (no malos) y explícale que las mujeres tienen todo tipo de cuerpos, que lo que vemos en la tele y las revistas no es la realidad”, aconseja la psicóloga de niños, Nancy Mramor, Ph.D., al Huffington Post. Cuando una niña comienza a hablar de dietas es porque lo sacó de alguna charla de adultas. “Las mujeres somos auto críticas y muchas mamás, de manera no intencional, pueden expresar su autoestima baja, especialmente cuando se trata de su propia apariencia”, explica Sluss. “Decir ‘Odio mi cabello’ o ‘Mi cadera es muy ancha’ parece inofensivo pero tiene un efecto negativo sobre nuestras hijas”, por lo que debes dejar de decirlo delante de tu hija. Todas tenemos momentos en los que nos sentimos inseguras sobre nuestros cuerpos, pero por el bien de tu niña, mantén estos comentarios negativos lejos de ella.

Exponla a deportes y otras actividades

Los deportes son especialmente buenos para las niñas porque promueven la conciencia corporal y “aprenden a tener control sobre su cuerpo y que con práctica y constancia se puede lograr muchas cosas. Lo que lleva a que tenga más confianza en sí misma”, asegura Sluss. Inscribir a tus hijas en clases deportivas desde pequeñas lleva a que aprecie su cuerpo y fuerza en lugar de solo su belleza.

Catherine Steiner-Adair, Ed.D., co-autora de Full of Ourselves: A Wellness Program to Advance Girl Power, Health and Leadership, está de acuerdo: “Es importante ayudar a las chicas a desarrollar alguna competencia física cuando son pequeñas. Las chicas necesitan desarrollar una relación física con su cuerpo, lo que construye autoestima y confianza en sí mismas”.

Motívala a seguir su pasión

Ayudalá a encontrar sus pasiones y las alimente. “El compromiso con una actividad que ella disfruta y ama le dará la oportunidad de plantearse y alcanzar retos, lo que aumenta su autoestima y su perseverancia y afirmará esos valores positivos”, dice Rachel Simmons, autora de Odd Girl Out. “Si tiene una pasión se dedicará a jugar tenis, bailar sobre un escenario o tocar un instrumento, en lugar de vivir inmersa en el drama de las redes sociales”, asegura.

Que resuelva sus problemas

“Cuando los papás resuelven todos los problemas de sus hijas, las niñas no desarrollan las habilidades para manejar problemas. Pregunta a tu hija qué tres estrategias cree que pueda usar al lidiar con una situación, y luego pregúntale sobre los posibles desenlaces. Que ella decida lo que quiere hacer (dentro lo razonable). Incluso si no estás de acuerdo con su decisión, dale el sentido de control de su vida y muéstrale que es responsable de sus decisiones”, aconseja una mamá encuestada.

Permite que desacuerda contigo

“Criar a una chica valiente significa vivir con una. Ella debe ser capaz de expresar sus opiniones, y cuándo no está de acuerdo contigo, escúchala. De esta manera, no temerá experesar sus opiniones con compañeros, profesores, futuros novios y jefes”, dice Mikel Brown, Ed.D., y Sharon Lamb, Ed.D., co-autores de Packaging Girlhood. “Las chicas necesitan saber cómo mantenerse firmes y ser escuchadas; a no desechar sus convicciones solo con el fin de mantener una armonía falsa. Ayuda a tu hija a tomar decisiones”. No todas las niñas quieren hacer esto, en especial las más tímidas, pero ayúdala a desarrollar estas habilidades.

Disfrútala

Tener una niña es increíble; día a día descubres y aprendes algo nuevo de ella. “Encuentra actividades que ambas disfruten y háganlas juntas. Quizá les gusta cocinar, salir de compras o leer libros. Mantener esta conexión a medida que ella crece, es esencial. Cuando los momentos se pongan difíciles, estos lazos especiales que comparten y las une serán aún más especiales”, aconseja Sluss.
Los hombres de su vida

Una relación cercana con su padre promueve relaciones exitosas en la adultez. Los padres (naturalmente) les dan otro tipo de atención a sus hijas. Dile al padre de tu hija (o a un hombre confiado en su vida como abuelo, hermano o buen amigo) que haga otras actividades con ella. Recuerda: las hijas ven cómo su padre trata a las mujeres, desde su madre a sus colegas de trabajo. “Presenciando esto tu hija comienza a comprender cómo los hombres y mujeres se relacionan entre ellos”, dice Sluss.

El sexismo

Los comentarios sexistas están en todo lado, no puedes evitarlos pero si debes explicarle a tu hija la diferencia entre una broma y la realidad. Si un show de TV se hace la burla de una situación sexista, “tu hija puede ser muy pequeña para comprender que se trata de un chiste”, dice Sluss. “Mi hija pensaba que las mujeres no podían ser presidentes porque un niño en su curso lo dijo, pero le explique y mostré la historia de muchas mujeres presidentes en el mundo”, nos cuenta una mamá. “Ahora, esas mujeres son sus modelos a seguir“.

Adrianna

Hoy Adrianna cumple siete años e ilustra nuestro especial de hijos en M de Mujer. Esta niña es la hija única de Marta Elena Gutiérrez Blachett, la modelo e “it girl” boliviana, que afirma que comparten ese lazo único y especial que toda madre e hija tiene. Marta Elena se dedica “full time” a la crianza de Adrianna y nos cuenta qué actividades realizan juntas y cuál, en su opinión, son las claves para criar a una hija con confianza en sí misma. Para Marta Elena las actividades extracurriculares, así como felicitarle por sus logros y comportamientos positivos, son aspectos importantes para criar a una hija con autoestima alta.

“Adrianna es una niña segura de sí misma, hace amistades en seguida con los niños de su edad. Le gustan las artes plásticas, pintar con acuarelas y dibujar. En cuanto a deportes le gusta jugar básquet”, cuenta Marta Elena.

“Con Adrianna compartimos muchas actividades. Es mi única hija y pasamos mucho tiempo juntas. Desde bebé la llevó conmigo a todas partes y está acostumbrada a ir conmigo a todo lado”, afirma la bella boliviana que vive en Miami son su esposo, Patrick Blanchett, y Adrianna, que posa divina en las fotos junto a su mamá, brillando con su propia personalidad desde muy pequeña.

Para la “chica it” y mimada de M, la clave es incentivar a nuestros hijos en las cosas que hacen. “Presto atención cuando me habla, siempre estoy atenta a sus intereses y aptitudes, la felicito cuando hace bien sus tareas o tiene un lindo gesto con alguien, tratando de no poner tanto énfasis en la apariencia física”, aconseja esta mamá moderna.

QUICKIE

Mientras las hijas llegan a la edad mediana, la relación entre madre e hija se profundiza y fortalece, llegando a su punto más alto cuando la mamá llega a los 60 años, concluyó un estudio publicado en Scientific Reports.

Cuando hablamos con nuestras hijas, muchas veces hablamos más que ellas, y eventualmente ellas no solo dejan de escucharnos, pero dejan de pensar y reflexionar. Deja que ella hable así piensa y reflexiona en lo que dice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.