Snowden“Los agentes de inteligencia deben tomar decisiones arriesgadas rutinariamente, con graves consecuencias para la seguridad nacional”, asegura la investigadora en sicología Valerie Reyna, en un estudio que envió a EL DEBER y que está en revisión para ser publicado por Psychological Science.

“Aunque el sentido común y la mayoría de las teorías esperan que los agentes de inteligencia profesionales sean menos propensos a inconsistencias irracionales que los estudiantes universitarios, se muestra lo contrario”, explica la científica de la Universidad de Cornell, que encabeza a un equipo de investigadores.

En el estudio se comparó cómo deciden los agentes de inteligencia, los estudiantes universitarios y los adultos graduados.

Reyna es la creadora de la llamada Teoría de los rastros difusos (Fuzzy-Trace Theory), lo que la ha convertido en una de las mayores expertas estadounidenses en el tema de toma de decisiones.

Las preguntas

Entre las preguntas que debían responder estos grupos estaba la siguiente: “Una enfermedad mortal amenaza a un pueblo de 600 personas y usted tiene la autoridad para elegir. Usted: ¿Salva con certeza a 200 personas o escoge una opción con un 1/3 de probabilidad de que las 600 sean salvadas y un 2/3 de probabilidades de que ninguna pueda ser rescatada?

O, alternativamente, ¿escoge usted la opción en la que 400 morirán con certeza, o prefiere la opción en la que hay 2/3 de probabilidades de que las 600 mueran y 1/3 de probabilidad de que nadie muera?

Como se ve, las preguntas plantean exactamente el mismo escenario, solo que con un enfoque de ganancia y otro de pérdida. Los agentes estuvieron más propensos a tomar riesgos que implican pérdida de vidas que los universitarios.

La investigadora no se sorprende con los resultados, puesto que, según su teoría, es la consecuencia de un estilo de pensamiento avanzado

ANÁLISIS

Las decisiones dependen de la formación
Nils Noya / SIQUIATRA

Los niños de los últimos diez años que ahora son universitarios o profesionales se han criado con los juegos de video cuyo único fin es matar. La mente de esos jóvenes no va a diferenciar en el fondo si esa es una muerte virtual o una real. Cualquier opinión que viertan sobre la vida humana está influida por esa visión de que solo sobrevive el más ágil y el más fuerte. Los valores filosóficos de la vida están presionados por un entorno que en vez de ensancharlos, los destruye.

En el caso del agente Edward Snowden: él hace un trabajo con el que no está de acuerdo, se da cuenta de su error y para protegerse de un sistema que posiblemente le haga perder la vida como en sus juegos de video, denuncia por miedo, pero no con la convicción de que estaba haciéndolo bien. Por su inmadurez emocional, realiza un exabrupto que tiene un cariz de escándalo y ahora sí se siente víctima de su propio sistema de educación y entrenamiento. Las decisiones no están bien pensadas porque no hay una adecuada información de los derechos, pero principalmente de los deberes del ser humano

Claves

Quiénes hicieron este estudio

1 Valerie Reyna es la creadora de la Teoría de los Rastros Borrosos (Fuzzy Trace Theory), sobre la toma de decisiones.

2 De los agentes participantes, un 77% era agente especial, un 7% oficial especial y 16% administrativo.

3 Se crearon 60 problemas de toma de decisiones acerca de vidas humanas y otras situaciones. Todos tenían el enfoque de ganancia-pérdida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.