[dropcap]E[/dropcap]n un artículo que publiqué el año pasado, titulado “Son necesarios mayores recursos para las Universidades Publicas”, hice un análisis sobre la ingente cantidad de recursos que reciben, la ineficiencia que tienen al momento de ejecutar esos recursos y además los pobres resultados que obtienen en materia académica.

Esa situación no ha cambiado. Además de recibir mayores recursos Bs3.200 millones en 2012 y cerca de Bs3.539 millones para este año, una baja ejecución (32% hasta el mes de julio) que se traduce en mayores recursos ociosos que se encuentran en caja y bancos (Bs2.675 millones).

La parte académica al parecer ha empeorado en los últimos años porque desde el 2010 si bien el número de matriculados se incrementó de 335,6 mil a 378,3 mil en el 2012, el número personas que se titulan anualmente ha decrecido de 18.985 a 18.063.

En lenguaje sencillo esto quiere decir que las universidades reciben cada año mas ingresos del nivel por Coparticipación Tributaria, Impuesto Directo a los Hidrocarburos y por Subsidios y Subvenciones, pero a su vez producen menos titulados, entonces surge la pregunta ¿Qué están haciendo las universidades con los recursos públicos?

Las cifras indican que la mayor parte de sus recursos los destinan al pago de sueldos y salarios (56% del total), lo anecdótico es que por cada dos docentes hay un administrativo.

De no cambiar estos resultados cada año repetiremos los mismos problemas, y lo que es peor es muy probable de que se empeore esta situación. Si queremos unas universidades del siglo XXI acorde a los nuevos retos del Estado, necesitamos que inviertan sus recursos en investigación y desarrollo (ID).

Tomemos como ejemplo los países emergentes. Durante los últimos años esto países tienen una importante participación en el crecimiento de la economía mundial debido en gran medida a la ID. Mientras las mejores universidades de estos países están invirtiendo cada día más en innovación, que luego se traducen en más patentes y desde luego en mayores recursos, nuestras universidades cada año se dedican a pedir más recursos al Estado sin generar cambios y como lo muestran los datos incluso disminuyendo el número de titulados.

Ahora bien inicialmente no se puede tomar ideas de ciencia básica, patentarlas y venderlas para obtener redito; es un proceso que tiene un periodo de maduración, una vez que se cuente con buenos laboratorios y profesionales bien formados es entonces donde a la industria, no solamente nacional, le interesará y es cuando incluso el sector privado empezará a invertir.

Por tanto y considerando que el Estado financia a las universidades publicas me pregunto ¿no sería bueno que las universidades en lugar de gastar sus recursos en carreras humanísticas con cada vez menos profesionales, los invierta en investigación y desarrollo a partir de carreras que sean el germen de la innovación? Dejo al lector sacar sus propias conclusiones.

Omar A. Yujra Santos
Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.