Enfrentamiento en Tiquipaya

La violencia se desbordó ayer en Tiquipaya, que hace dos días cumple un paro cívico indefinido, por un conflicto entre la dirigencia cívica y la Alcaldía con la empresa Consarq por un terreno de 47 hectáreas.

El municipio reclama la reversión de al menos cuatro hectáreas de la propiedad de Consarq con el argumento de que son tierras fiscales.

Ayer, los movilizados cerraron las válvulas de la represa de Escalerani, una de las que más agua provee a la ciudad, e hicieron caer un muro que protege la propiedad de Consarq.

Los hechos de violencia en Tiquipaya se desataron en el segundo día de paro indefinido y luego de un cabildo en el cual los pobladores decidieron marchar hacia los terrenos en conflicto con la empresa Consarq, ubicados en la comunidad de Collpa Pampa, que se encontraban resguardados por al menos 150 policías de la UTOP.

Al llegar a la zona, una turba arremetió contra el muro perimetral que la empresa Consarq levantó para delimitar su propiedad, que hasta principios de 2013 estuvo ocupada los fines de semana por un grupo de comerciantes de verduras, ropa, carne, frutas y otros productos, con la idea de que cuando el municipio recupere las cuatro hectáreas se construya el mercado central.

La Policía respondió a la lluvia de piedras con gases y comenzó a dispersar a los manifestantes, que para entonces ya habían destruido gran parte del cerco y herido a un policía. Como resultado del intercambio de piedras y gases se registraron cuatro heridos: un policía y tres pobladores. En tanto que 11 personas, entre ellas cinco funcionarios del municipio, fueron detenidas y trasladadas a la Felcc.

Como parte de las medidas de presión del paro cívico que ha perjudicado a Tiquipaya por dos días, un grupo de pobladores cerró el martes las válvulas de la represa de Escalerani.

El gerente de Semapa, Marco Antonio Barriga, informó: “Las válvulas de la represa han sido cerradas el martes”. Dijo que a través de la Gobernación se ha pedido que se envíe un contingente policial para restablecer el servicio. El asesor general de la Gobernación, Freddy San Millán, manifestó que se dará con los responsables del atentado a los servicios públicos.

San Millán añadió que “los detenidos en Tiquipaya son 11 personas y esto está en manos del Ministerio Público”.

El representante legal de la empresa Consarq, Marcelo Araoz, denunció que “en la mañana se han registrado varios detenidos, de los cuales cinco son funcionarios de la Alcaldía de Tiquipaya”.

Los dirigentes cívicos decidieron mantener el paro y reforzar los 10 puntos de bloqueo, que ayer se encontraban abandonados en su mayoría y sólo se trataban de promontorios de tierra, que según el abogado de Consarq fueron dejados por volquetas del municipio. Afirmó que hasta el momento existen seis procesos penales contra dirigentes y el alcalde de Tiquipaya, Saúl Cruz, del Movimiento Al Socialismo (MAS). El gobernador Edmundo Novillo aún no se pronunció sobre este conflicto y sólo censuró el paro cívico de La Paz, al cual calificó de una campaña política.

Hasta ahora los intentos de establecer un diálogo con los dirigentes, el INRA y la empresa Consarq, por parte de la Gobernación, han fracasado.

Ratifican paro indefinido

Emilio Fernández, concejal del municipio de Tiquipaya, manifestó que “el paro cívico indefinido en Tiquipaya continuará”. Anoche se anunció la realización de un cabildo para definir nuevas medidas de presión para lograr además de la recuperación del terreno la liberación de los 11 detenidos.

Un grupo de vecinos dijo que lo que pide es que se respeten las cuatro hectáreas que están certificadas por Derechos Reales como tierras fiscales.

Los más perjudicados con el paro cívico han sido hasta ahora los pobladores, trabajadores y estudiantes, que deben pasar los puntos de bloqueo y conseguir transporte. Las centros de formación y universidades han suspendidos sus actividades.

El comercio también ha sufrido las consecuencias, debido a que muchas tiendan prefieren cerrar ante la amenaza de sufrir saqueos. Gran parte del transporte sea sumado a esta movilización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.