Bufete estadounidense

Bolivia contrató en Estados Unidos al bufete de abogados Rabinowitz Boudin para tramitar la extradición del expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997 y 2002-2003), acusado de genocidio por la justicia boliviana y que vive en ese país desde hace diez años.

El fiscal general de Bolivia, Ramiro Guerrero, indicó ayer a los medios que en su reciente viaje a Estados Unidos cumplió con su objetivo de contratar al estudio jurídico y también al experto traductor Jonathan Cavanagh, que estará a cargo de la traducción de los documentos que se presentarán a las autoridades de esa nación.

Sánchez de Lozada está acusado del delito de genocidio, en la modalidad de masacre sangrienta, por las más de 60 muertes ocurridas durante la represión militar a una ola de protestas en 2003.

El Tribunal Supremo de Justicia de Bolivia aprobó la semana pasada una nueva petición de extradición presentada por la Fiscalía, después de que la primera solicitud fuera rechazada por Estados Unidos el año pasado, por errores en el procedimiento.

Guerrero también se reunió con el fiscal general adjunto de Estados Unidos, Bruce C. Swartz, con quien conversó sobre la petición de extradición y temas de cooperación jurídica.

“Ha sido una reunión al más alto nivel que se ha tenido, hemos explicado el tema de la extradición y lo importante es que el fiscal adjunto de los Estados Unidos se ha comprometido a tener una relación de colaboración directa en este y otros casos”, agregó el fiscal boliviano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.