Evita el exceso de colesterolEl colesterol es una molécula grasa esencial para el funcionamiento del organismo, ya que juega un rol importante en la construcción de la membrana celular y en la fabricación de hormonas. Sin embargo, el exceso de colesterol es peligroso a largo plazo porque se forman piedras que obstruyen las arterias y pueden provocar afecciones cardiovasculares.

Generalmente, no se siente ningún síntoma a corto plazo. Por lo tanto, se debe controlar la tasa de colesterol frecuentemente con exámenes sanguíneos.

Las principales causas de un exceso de colesterol suelen ser de origen hereditario o genético, lo que significa que el cuerpo segrega naturalmente demasiado colesterol. También puede ser acarreado por la alimentación, ya que un exceso de grasa favorece los depósitos y la aparición de arteriosclerosis. Los factores relacionados con el estilo de vida de una persona pueden provocar un aumento de la tasa de colesterol como el sobrepeso, la hipertensión o la falta de actividades físicas.

6 consejos para seguirlos

Grasa

El equilibrio del colesterol total y la disminución del nocivo para la salud depende más de la calidad de las grasas ingeridas que de su cantidad. Se distingue la buena materia grasa de la mala según los ácidos grasos que contienen. De hecho, las grasas ricas en ácidos grasos saturados aumentan el colesterol nocivo, contrariamente a las que contienen ácidos grasos insaturados. Limita el consumo de mantequilla, privilegiando los aceites vegetales.

Actividad fÍsica

El riesgo de infarto aumenta en las personas sedentarias, ya que el sedentarismo favorece la diabetes, el exceso de peso y la hipertensión. Acarrea también una disminución del colesterol saludable. Practica media hora de actividad física a diario y mantiene tu peso estable. Privilegia el caminar, la jardinería, natación, bicicleta, trote y la gimnasia suave.

Soja

Según investigaciones científicas, la soja reduce la tasa de colesterol y permite disminuir el riesgo de contraer una enfermedad cardiovascular.

Tabaco

Su consumo reduce la tasa de colesterol saludable y favorece la aparición de piedras en la sangre, las cuales suelen obstruir las arterias. Además, los productos químicos que se encuentran en el cigarro aumentan la tasa de triglicéridos, los cuales consisten en componentes de ácidos grasos que se almacenan en los tejidos adiposos. En exceso, son un factor de riesgo para una enfermedad cardiovascular.

Ajo

Permite bajar tanto el colesterol total como el nocivo. Desactiva la enzima que controla la fabricación del colesterol por el hígado. Además, posee componentes que tienen una acción directa sobre la fluidez de la sangre, la eliminación de agua y la dilatación de las arterias. Se aconseja consumir 2 dientes de ajo a diario.

Nueces

Suelen reducir la tasa del colesterol nocivo para la salud. Éstas contienen ácidos grasos insaturados, lo que actúa sobre la degradación de las grasas y disminuye el colesterol. Se puede consumir hasta 10 nueces a diario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.