Policía lideró último linchamiento en el Chapare

El hombre que fue identificado como el principal autor del linchamiento de Gerardo Mérida García, ocurrido el 7 de octubre de este año en Ivirgarzama, trabajaba como policía del Batallón de Seguridad Física en una entidad financiera de ese municipio del trópico, confirmaron ayer pobladores.

Máximo Ocaña Choque es habitante del Chapare. No estudió en la Escuela Básica Policial (Esbapol) ni en la Academia de Policías, pero se presentó a una convocatoria para pasar un curso de algunas semanas, acreditarse y poder trabajar como policía en su zona.

El 7 de octubre de 2013, mientras bebía en un local, le robaron su motocicleta, pero alcanzó a darse cuenta cuando el ladrón se alejaba en su vehículo. Ocaña salió tras él junto a otros de sus amigos, según la Policía.

Tras una persecución, el grupo logró capturar a Gerardo Mérida frente a un lenocinio. Máximo Ocaña dejó la moto recuperada en manos de la propietaria del local y le dijo que volvería por ella. Él y otras seis personas amarraron las manos al detenido con un cinturón blanco y le pusieron una cuerda azul al cuello. Lo arrastraron por las calles hasta la zona de Lindero Bello Horizonte y Sebastián Pagador.

Allí, pese a las súplicas de clemencia y perdón, los verdugos le rociaron con los restos de un botellón de combustible y le prendieron fuego. La víctima sufrió quemaduras de segundo grado, pero no murió porque las llamas se apagaron debido al escaso combustible con que fue rociado.

Entonces, el grupo liderado por Máximo Ocaña estranguló a su víctima y la amarró a un árbol de palo santo, para que las hormigas venenosas terminen con él, en caso de que sobreviviera al estrangulamiento. Ocaña volvió por su motocicleta al lenocinio, pero la dueña no quiso entregársela argumentando que se la iba a dar a la Policía y así lo hizo.

De esta manera, investigadores de Análisis Criminal de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de Cochabamba viajaron hasta el trópico, y luego de seguir pistas, lograron dar con Máximo Ocaña y lo capturaron.

Este año, en el Chapare hubo siete linchamientos y Ocaña es el primer sospechoso detenido por la muerte de la última víctima ejecutada.

Ayer fue imputado por el delito de asesinato en una audiencia cautelar realizada en el Juzgado de Ivirgarzama. El juez dispuso su detención preventiva en la cárcel de El Abra.

En los últimos cinco años, 22 personas han sido linchadas en el Chapare y solamente dos sospechosos han sido detenidos. En ningún caso, aún, se ha obtenido una sentencia condenatoria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.