Aprovechando la noche de Halloween, os quiero contar una historia de “miedo” que me transmitió una vieja amiga y que se trata de algo real que sucedió hace muchos años.
Todo comienza cuando un teléfono móvil suena a las tres de la mañana…
Esperamos que este corto y real relato os guste

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.