herida

Una niña de 9 años murió a causa de una fisura en el hueso de la pierna, tras sufrir una caída al salir de su colegio.

La niña salía del establecimiento, el pasado 5 de noviembre, al promediar las 12:00 horas. Tras la caída, sus padres le llevaron a una clínica en la zona de la avenida Pulacayo. El médico de turno que la atendió ordenó la toma de placas radiográficas y se detectó una fisura.

El médico le habría recetado algunos medicamentos con la indicación de que retornara para continuar su tratamiento. Sin embargo, al salir los padres junto con la niña, fueron interceptados por una “curandera” que les habría manifestado que su problema podría ser solucionado con una fricción, según explicó el vocero de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, Marcelo Gutiérrez.

Accedieron a la oferta y la mujer friccionó la pierna de la niña y le aplicó unos preparados en base a tabaco y huevo.

La madrugada del jueves la niña no podía dormir porque sentía mucho frío. La madre, al verla con los labios morados, desvendó la pierna que también estaba morada. Rápidamente la trasladó al hospital, pero llegó sin vida.

El informe médico forense señala como causa de la muerte “celulitis, shock séptico y falla multiorgánica”.

El director del Servicio Departamental de Salud (SEDES), José Claros, explicó que esto se trata de un estado de colapso a raíz de una infección generalizada.

Los médicos tradicionales deben conocer sus limitaciones

Los médicos tradicionales tienen competencia para cierto tipo de enfermedades o dolencias, que son reconocidas por nuestra Constitución Política del Estado (CPE), pero también deben reconocer sus limitaciones.

Cuando se trata de un proceso infeccioso como el de la niña, debe ser referido a un médico o una clínica. Repito, ellos tienen que ver sus limitaciones y referir los casos que no les corresponde tratar.

En el Servicio Departamental de Salud (SEDES) tenemos una unidad de Medicina Tradicional que certifica la capacidad de los médicos tradicionales en sus diferentes especialidades, para dar a la población las garantías de un buen servicio.

Por lo pronto, no nos ha llegado ninguna denuncia, sin embargo nosotros haremos una investigación para determinar las causas y las sanciones que correspondan. Iniciaremos con la atención que le fue brindada en la clínica para luego continuar con la curandera.

No sabemos si la curandera está acreditada. Si no es así, las sanciones deberán regirse según la normativa vigente en salud. El día lunes ya podremos emitir un informe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.