soldadoFamiliares recibieron ayer en Caranavi el cuerpo de Alan Álvarez, el soldado que falleció en Sucre, el pasado martes.

El comando del Ejército todavía no emitió un informe oficial sobre la muerte del cadete Luis Germán Estter Organivia y el soldado Alan Álvarez Llusco, que fueron arrastrados por una riada, cuando intentaban sacar el vehículo particular de uno de sus superiores.

El miércoles, el fiscal general interino, Roberto Ramírez, informó que el Ministerio Público abrió una investigación penal para determinar de manera objetiva e imparcial la muerte de dos jóvenes militares.

La tarde del martes, dos soldados fueron arrastrados por la corriente del río Quirpinchaca cuando auxiliaron al coronel José Antonio Campero Castro, quien pretendía sacar su vehículo que flotaba en las aguas del torrente.

Por su parte, el Comando General del Ejército, a través de un comunicado, informó que ordenó instaurar un sumario informativo sobre lo ocurrido, sin embargo, hasta ayer no se conocieron los resultados del sumario.

Representantes de Derechos Humanos de Chuquisaca manifestaron que el cadete y el soldado fueron obligados a ingresar al río y que ambos perdieron la vida por intentar rescatar un vehículo particular. Exigieron una investigación pronta, para sancionar al responsable.

En torno al caso surgieron versiones contradictorias. L a primera que al interior de la vagoneta estaba la familia del coronel Campero, sin embargo, también se indicó que el vehículo estaba ocupado por otros oficiales, cuando quedó parado al pasar por el río y posteriormente arrastrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.