damnificados Beni
Infecciones respiratorias, micosis cutáneas, parasitosis y diarreas son las enfermedades que afectan a los damnificados de los albergues instalados en Riberalta, Trinidad y Santa Ana de Yacuma en el departamento de Beni, informó ayer el responsable de Contingencia de Desastres del Ministerio de Salud, Gary Barrios.
“Son esas las cuatro enfermedades comunes y también de más alto reporte que hasta la fecha se han registrado en todos los lugares donde hemos ido a prestar atención medica”, explicó.
El ministro de Salud, Juan Carlos Calvimontes, informó que el Gobierno envió a 66 profesionales en salud, entre técnicos y especialistas, para controlar posibles epidemias.
Entretanto, en Cochabamba, las brigadas de rescate hallaron ayer el noveno cuerpo desaparecido por el deslizamiento en Morochata.
El Ministro de Salud informó que la mayoría de esas enfermedades son ocasionadas por el descuido que tiene la población de consumir agua contaminada.
Por su parte, el Ministro de Defensa informó que el nivel de las aguas que golpean el dique protector y amenazan ingresar a la ciudad de Trinidad, bajaron tres centímetros, debido a que el sábado y domingo mejoró el tiempo y permitió incrementar las labores de rescate y asistencia humanitaria con el desplazamiento de 11 helicópteros.
Según información oficial, en la localidad de Riberalta las autoridades de Gobierno y locales instalaron alrededor de 21 albergues, de los cuales, una mayoría se encuentra en las escuelas. En la ciudad de Trinidad se habilitaron alrededor de 29 albergues para cobijar y brindar atención médica alrededor de 1.200 familias afectadas por los desbordes de los ríos Mamoré e Ibare. En el municipio de Santa Ana de Yucumo funcionan ocho albergues, donde 450 familias que reciben cobijo, alimentos y medicamentos para combatir resfríos, infecciones de piel, parasitosis y diarreas
Según los pobladores de Riberalta, Trinidad y Santa Ana de Yascuma, las lluvias e inundaciones doblan en intensidad a la registrada en 1960, la más severa registrada hasta la fecha.
A la fecha miles de benianos se movilizan para enfrentar a inclemencia de la naturaleza. Cada día, desde muy tempranas horas trabajan sobre el lodo, intentando contener la crecida de los ríos. Aeropuertos, calles y avenidas de varias poblaciones se encuentran completamente inundadas y por si fuera poco, el agua atrae durante la noche a animales como los caimanes.
El Ministerio de Medio Ambiente y Agua, José Antonio Zamora informó que sólo el 20 por ciento de la población de Riberalta tiene agua potable y el restante se provee de ese líquido de pozos de agua.
“Hemos desplazado a nuestros profesionales en laboratorio para que hagan el análisis respectivo del agua de ese sector, evidenciando que “existe contaminación”, por lo cual se recomienda no ingerir ese líquido, no apto para consumo, ni siquiera es apto para hervir”, aseguró Gary Barrios del Ministerio de Salud.
Recomendaciones
Después de las lluvias que causaron inundaciones, la población debe asumir medidas higiénicas para el cuidado de su salud, como el lavado de manos, el consumo de agua segura, el resguardo de alimentos para que no entren en contacto con los roedores, ya que en los casos de inundaciones estos animales buscan lugares altos y pueden tener contacto con los alimentos.
Fuerza Binacional traslada maquinaria a Santa Ana
La Fuerza Binacional Bolivia-Venezuela se desplazó a Santa Ana de Yacuma con equipo pesado para reforzar el dique defensivo que circunda esa población amenazada por las inundaciones iniciándose así la operación de rescate de ganado y dotación de forraje, informó el ministro de Defensa Rubén Saavedra.
El equipo pesado está conformado por tres volquetas de alto tonelaje, dos retroexcavadoras y camiones cisternas con combustible para que operen sin inconveniente o contratiempos en el reforzamiento del anillo de seguridad de Santa Ana de Yacuma, porque la tarea primordial es proteger la vida de las personas”, remarcó.
Explicó que comenzó el rescate y evacuación de ganado amenazado por las inundaciones a tierras altas, sobre todo en Santa Ana de Yacuma, y el traslado de 20 toneladas de forraje para vacunos.
El viceministro de Defensa Civil, Óscar Cabrera, informó que hasta ayer la ayuda humanitaria a damnificados por las lluvias llegó a 700 toneladas de vituallas y que el número de familias afectadas se mantiene en 59.800.
“De los 59.800 familias afectadas en los nueve departamentos del país, en Trinidad estamos con 10.000”, explicó. Agregó que de las 700 toneladas de ayuda humanitaria, 230 fueron para Trinidad.
Envían brigadas de salud a 30 municipios del país
Alrededor de 95 brigadas médicas compuesto por 201 residentes y especialistas de Salud Familiar Comunitaria Intercultural-SAFCI y “Mi Salud”, fueron desplazadas a 30 municipios de los departamentos de Santa Cruz, La Paz, Cochabamba, Beni y Pando para prestar atención médica a las familias afectadas por los desastres naturales.
“Nuestros médicos están capacitados para trabajar de día y de noche”, explicó el ministro de Salud Carlos Calvimontes. Las brigadas médicas llevan consigo medicamentos, analgésicos, tensiómetro, equipo de curación para intervenciones de primer nivel, pastillas potabilizadoras y sueros antiofídicos. Además portan glucómetros para medir el nivel de azúcar en la sangre y detectar a enfermos crónicos.
A tiempo de informar que hasta el momento se envió alrededor de nueve toneladas de medicamentos, aseveró que el sistema epidemiológico en el país está controlado.
Según el reporte de casos registrados por los desastres, hasta el viernes pasado, alcanza a 30.530 atenciones médicas, de los que el 22,2 por ciento son infecciones respiratorias agudas, el 18,9 por ciento son micosis cutánea y el 7,9 por ciento enfermedades diarreicas agudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.