La ciencia nos explica que el ser humano es un elemento biológico producto de una evolución posiblemente generada por el proceso de panspermia producido por el impacto de un meteorito sobre la Tierra, de tal manera que las bacterias que portaba dicho fragmento estelar evolucionaron lentamente en un proceso natural de adaptación al medio.
Pero esta teoría tiene numerosos cabos sueltos que flagrantemente son omitidos a la hora de hablar del ser humano, puntos que deben incorporarse a la ecuación para poder definir correctamente nuestro verdadero origen como Homo Sapiens.
En el siguiente videoprograma hablamos de esos puntos oscuros que la ciencia no contempla y que posiblemente nos defina como seres NO-terrestres evolucionados por mezcla con seres de origen desconocido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.