disparo

Santiago Medrano, un niño de cinco años, perdió la vida la tarde del domingo en la casa de su padre, que es un miembro de la Policía de Cochabamba. Una mujer que asegura que es amiga del efectivo, es la principal sospechosa de haberle disparado, aunque ella asegura que fue un accidente. Está aprehendida.

El vocero de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, Óscar Álvarez, dijo que el hecho de sangre ocurrió a las tres de la tarde del 13 de julio, en un domicilio del kilómetro 4 de la avenida Blanco Galindo.

Los padres del niño están divorciados desde hace tres años y ocasionalmente el pequeño visita a su papá. El domingo fue la última vez que padre e hijo se vieron. Ayer en la tarde, mientras Santiago era enterrado por sus desconsolados familiares, la sospechosa, Nadid M. de 24 años, declaró ante un fiscal. Aclaró que ella solo es amiga del policía Jimmy Medrano y que el domingo junto a su hijita de cinco años fueron a cocinar a la casa del agente.

El policía salió de la vivienda para hacer algunas compras y dejó a su hijo al cuidado de su amiga y jugando con la hija de ella.

Según Nadid M. sorprendió al menor jugando con el arma de fuego calibre 38 que su padre había dejado en el velador. El pequeño le apuntó a la niña con la pistola y la mujer corrió a quitársela. “Esta mujer asegura que ella estaba parada y el niño sentado, mientras ella le explicaba que un arma de fuego es peligrosa. Lo raro es que al hablarle, ella le apuntaba al niño y según su versión, Santiago estiró sus manos, tomó el arma y ésta se disparó hiriéndolo en el pecho”, describió el abogado de la familia de la víctima, Rolando Ramos.

El pequeño fue trasladado al hospital obrero 2 de la Caja Nacional de Salud (CNS), pero los médicos dijeron que ya no podían hacer nada por él.

Destrozada, Isaura, la madre del niño, exigió que investiguen a Nadid M. porque ella estaba segura que su hijo no tenía la fuerza necesaria para apretar el gatillo de un arma de reglamento que estaba asegurada. Cree que el móvil del crimen es el ayudar al policía a que deje de pagar la asistencia familiar por la que discutían frecuentemente. Isaura acotó que se separó de Medrano porque él era violento, pero jamás quiso impedir el derecho del niño a relacionarse con su papá.

“No puedo creer que mi niño esté muerto, él jamás habría forcejeado por un arma con un adulto, solo tenía cinco años, esa mujer está mintiendo”, sostuvo.

Para el abogado Rolando Ramos todo está claro. “Lo único que hay que esclarecer es si fue un homicidio o un asesinato, Nadid M., ella empuñaba el arma y la prueba de absorción atómica lo comprobará”, adelantó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.