gaza

Al menos un centenar de palestinos murieron ayer durante los bombardeos en Gaza, en la que es hasta ahora la jornada más sangrienta de la ofensiva bélica emprendida por Israel desde el 8 de julio, en medio de nuevas expectativas de un posible alto al fuego humanitario, que no acaba de llegar.

La marina de guerra, la aviación y la infantería israelíes recrudecieron los ataques en todo el territorio de la Franja, incluido el centro de la ciudad.

Viviendas, centros de prensa, zonas de cultivo y mezquitas fueron alcanzados por morteros y misiles israelíes. Los bombardeos afectaron a varias viviendas del campo de refugiados, donde perecieron 17 personas, entre ellos, el alcalde del vecindario, Anis Abu Shamalah, varios menores y mujeres. El Ejército israelí atacó también la residencia de Ismail Haniye, el ex primer ministro de Hamás y vicepresidente del movimiento islamista, que fue completamente destruida, así como oficinas de medios vinculadas al grupo. Además dejó a la población, calculada en 1.8 millones de habitantes, en la oscuridad al atacar e inutilizar la única central eléctrica de la Franja, que tras resultar incendiada suspendió su actividad. Aviones israelíes dispararon contra un tanque de almacenamiento de combustible en las instalaciones de la planta. Las líneas eléctricas también fueron dañadas, elevando la alerta sobre la situación de emergencia humanitaria de la población y con el riesgo de que la escasez de energía afecte a la prestación de servicios médicos de urgencia.

REACCIONES En el plano diplomático, la intervención internacional no logra todavía poner coto a un conflicto que ha causado ya la muerte a 1.230 personas, en su mayoría civiles palestinos, y más de 6.700 heridos. Desde que comenzó la operación en Gaza también han muerto 53 soldados israelíes.

El secretario general del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Yaser Abed Rabo, anunció que las facciones palestinas habían aceptado una propuesta de alto el fuego durante 24 horas, que se podrían prorrogar en otras 48, según una petición de la ONU. Según Abed Rabo, la propuesta fue presentada “tras establecer contactos y consultas con los hermanos de Hamás y la Yihad Islámica”, los dos grupos armados más significativos de la Franja.

Sin embargo, Sami Abu Zuhri, portavoz de Hamás en Gaza, desmintió la información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.