ojeras

Cada vez más gente que se somete a tratamientos para «quitarse las ojeras». Cremas, inyecciones, láser, rodajas de pepino, ungüentos de yogur y antifaces fríos. Las ojeras pueden dar aspecto de estar enfadado o enfermo y hay incluso personas obsesionadas con su aspecto. Otras las aprecian como un rasgo estético distintivo. En general se considera que reflejan la fatiga por haber dormido poco

O al menos eso se cree porque según explica Almudena Royo, médico estético del Instituto Médico Láser, tener ojeras es sobre todo una cuestión de genética. Y aparte de la fatiga, hábitos como dormir demasiado, dormir boca abajo o llevar una vida poco saludable, las acentúan

«Las ojeras salen a causa de la disposición anatómica del seno venoso», dice la doctora. Son un rasgo natural que aparece porque en la zona infraorbitaria, bajo el párpado inferior, «la piel es cinco veces más fina que la del resto del cuerpo y allí se acumula sangre venosapoco oxigenada, de color azulado. Por lo tanto, por transparencia, se ve la piel más oscura»

Y aunque «con eso se nace», hay hábitos que pueden acentuar la notoriedad de este rasgo. El principal es el cansancio: «incrementa las ojeras porque el organismo está sometido a una fatiga que hace que los sistemas periféricos de circulaciónhagan peor el intercambio gaseoso». Como resultado, la sangre azulada y poco oxigenada se acumula en una zona «que ya de por sí es difícil de drenar»

Entonces, ¿dormir mucho es una forma de eliminar las ojeras? No necesariamente. Incluso, «hay gente que duerme mucho y tiene más ojeras, porque durante las horas de sueño se activan menos los músculos orbiculares de los párpados, y así no se estimula el drenaje».

Dormir boca abajo

Según explica Antonia Banda, médico estético en la Clínica Menorca,las ojeras son como un termómetro de la salud: «todos los malos hábitos que afectan al estado general acentúan las ojeras». Entre estos, «dormir poco, llevar una mala alimentación, fumar y beber alcohol», junto con problemas renales, de eliminación de líquidos y déficits de vitaminas, oscurecerán la mirada

Por eso, cuando las personas se resfrían o sufren sinusitis, el sistema de drenaje que conecta la nariz con las ojeras funciona aún peor y este rasgo se acentúa aún más. Y hechos tan cotidianos como la postura en la cama también tienen su influencia, según explica la doctora Banda: «por dormir boca abajo se tienen mas ojeras. El líquido tiende a acumularse y la zona se oscurece». Frotarse los ojos con fuerza, desgasta y lesiona la piel y por eso tampoco es recomendable.

Envejecimiento y ojeras

Aparte de la acumulación de sangre venosa azulada, la doctora Royo explica que hay más factores que promueven la aparición de ojeras. «Con el tiempo, a medida que se va avanzando en edad, la piel sufre elastosis (piel más fina y menos flexible) e hiperpigmentación (acumulación de más melanina y oscurecimiento). Por eso, la ojera pasa de ser morada a marrón»

El color de la piel, la disposición del seno venoso otras características influirán en lo marcada que estará la ojera. Las personas más morenas tendrán ojeras más marrones y en algunas personas aparecerán surcos (ojeras hundidas) o incluso bolsas.
Aparte de abandonar los hábitos poco saludables (beber alcohol, fumar, dormir poco), la doctora Almudena Royo explica que todos los tratamientos intentan favorecer la circulación en la zona, fomentar el crecimiento y actividad de la piel o bien contrarrestar la pigmentación natural. Las medidas posibles van de las rodajas de pepino a la cirugía.

1) Casero: se pueden usar remedios domésticos para aplicar fío y una presión ligera en la zona. Los antifaces para ojeras, las rodajas de pepino o los masajes suaves con cremas que estimulen la circulación son algunas formas de hacerlo. Las cremas específicas que incrementen la formación del colágeno y elastina pueden contribuir a engrosar la piel y por tanto a disimular la ojera.

2) Médico, poco invasivo: la carboxiterapia (alrededor de 400 euros) consiste en la inyección (con aguja) de dióxido de carbono para estimular la activación de los fibroblastos y la formación de colágeno. La piel adquiere más grosor y la ojera se hace menos visible. Son necesarias cinco u ocho sesiones semanales y se puede ir al trabajo inmediatamente.

3) Médico, invasividad media: la mesoterapia, que consiste en la inyección de principios activos para estimular la circulación también contribuye a engrosar la piel. Otra opción es la inyección (con cánula) de ácido hialurónico específico para ojeras (alrededor de 400 euros). Disimula la oscuridad al aumentar el grosor de la piel y se consigue un efecto inmediato. Una tercera opción es combinar la carboxiterapia con la inyección de ácido hialurónico

4) Médico, invasividad alta: se aplica para eliminar la pigmentación en esa zona, en ojeras marrones no producidas por la acumulación de sangre venosa. Se utiliza un rayo láser de dióxido de carbono fraccionado (entre 900 y 1.000 euros). Genera una leve quemadura, elimina los pigmentos y favorece la aparición de colágeno. Requiere hacer varias curas después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.