ropa usada

La importación de ropa usada está prohibida en Bolivia y el Gobiernodespliega, con apoyo de las Fuerzas Armadas, un riguroso operativo aduanero para evitar su ingreso ilegal al país, anunció ayer el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce Catacora.
“Hemos sido claros: esta actividad es ilegal, hay un decreto que prohíbe la comercialización”, afirmó la autoridad de Estado.
En criterio de Arce, la actividad ilegal de la ropa usada es producto de la herencia que dejaron al Gobierno los regímenes neoliberales.
“Producto de las políticas neoliberales, la población se acostumbró a consumir ropa y vehículos usados”, afirmó.
Urge la necesidad de “cambiar la mentalidad de los bolivianos, tenemos que ir recuperado la dignidad perdida”, reflexionó el ministro.
Según un estudio del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), la ropa usada que se vende en el país proviene de almacenes de Estados Unidos, conocidos como Good Will y Second Hand.
El mismo informe indica que la mercadería que ingresa al país en forma legal llega al 7 por ciento y la que entra vía contrabando alcanza al 93 por ciento .
El comercio de prendería usada dejó, entre el 2000 y el 2005, pérdidas económicas para el país por 513 millones de dólares, es decir, a razón de 85 millones de dólares cada año, señaló el IBCE.
Por su parte, la presidenta de los comerciantes de ropa usada en La Paz, Elizabeth Verástegui, afirmó ayer que ese sector está dispuesto a capacitarse para convertirse en productor textilero y así contribuir a la economía del país.
Verástegui también denunció que se perdieron 11 millones de bolivianos del programa de reconversión durante la gestión de la exministra de Desarrollo Productivo, Celinda Sosa (2006-2007), debido a que se entregaron a personas que no pertenecían a este gremio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.