is

Un total de 143 combatientes del grupo yihadista Estado Islámico (EI) murieron ayer en bombardeos y enfrentamientos con las fuerzas armadas y de seguridad iraquíes en varias zonas.

De entre los fallecidos, 82 murieron en choques con la Policía iraquí en las zonas de Al Tash y Al Buali al Yasim, al sur y al norte de la ciudad de Ramadi, capital de la provincia occidental de Al Anbar, precisó la fuente, que no informó de las bajas en las filas gubernamentales.

Estos enfrentamientos causaron también heridas a decenas de yihadistas. En la misma región, la coalición internacional liderada por Estados Unidos que lucha contra el EI bombardeó bases de los yihadistas cerca de Al Karma, lo que causó la muerte de 11 yihadistas.

Además, otros 30 extremistas murieron en un bombardeo de la aviación de la coalición internacional en la zona de Majmur, 90 kilómetros al sureste de la ciudad de Mosul, capital de la provincia septentrional de Nínive.

Entre los muertos en este ataque se encuentra el responsable militar del EI en las zonas ubicadas al este de Mosul, Abu Anas al Kurdi, añadió la fuente.

La aviación estadounidense y la francesa ya han bombardeado posiciones yihadistas en Irak, dentro de los esfuerzos internacionales para luchar contra el EI.

Desde junio, este grupo extremista ha logrado importantes conquistas en las provincias de Nínive, Saladino y Diyala, y ha declarado un califato en los territorios de Siria e Irak.

El Estado Islámico gestiona un territorio entre Siria e Irak con ocho millones de habitantes bajo su propia bandera gracias a la violencia y al contrabando de petróleo en la frontera de Turquía.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, declaró ayer ante el Foro Económico Mundial, reunido en Estambul, que “hay que plantar batalla a todas las organizaciones terroristas en la región, y a este tipo de ideas que tienen por objetivo a Irak y Siria”.

Erdogan reitera así su discurso antiyihadista, disipando las dudas sobre su compromiso con la coalición internacional de lucha contra EI.

Inteligencia subestimó a EI

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reconoció que los servicios de inteligencia subestimaron el ascenso del Estado Islámico de Irak y Siria, en una entrevista con el programa 60 Minutes de CBS que fue difundida ayer.

“Nuestro jefe de la comunidad de inteligencia, Jim Clapper, ha reconocido que, creo, subestimaron lo que había estado pasando en Siria”, aseguró Obama. El Mandatario señaló que el grupo radical suní -que declaró un califato en junio en una franja de territorio de Irak y Siria- se mantuvo “bajo tierra” durante la última década mientras las tropas estadounidenses lucharon contra Al Qaeda en Irak pero la inestabilidad causada por la guerra civil en Siria les dio espacio para prosperar.

“En el último par de años, durante el caos de la guerra civil de Siria, donde ha habido enormes franjas del país completamente sin gobierno, fueron capaces de reconstituirse y aprovecharse de ese caos”, indicó en la entrevista, que fue grabada el viernes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.