ja

Las autoridades niponas temen que el número de senderistas muertos por la erupción del monte Ontake, en el centro de Japón, ascienda a 31, aunque han confirmado sólo la muerte de cuatro personas.

De momento sólo han podido ser evacuadas cuatro de las 31 víctimas con parada cardiorrespiratoria halladas cerca de la cima, ya que la escasa visibilidad y los gases tóxicos que emanan del volcán han impedido el acceso a los equipos médicos, informó el Gobierno de Nagano.

Los servicios de rescate prevén recuperar el lunes a los otros 27 senderistas que aún permanecen atrapados en el volcán, aunque es poco probable que entre ellos haya supervivientes de confirmarse las primeras evaluaciones sobre el terreno.

Mientras, otras 45 personas continúan desaparecidas, aunque las autoridades niponas creen que se encuentran a resguardo en refugios de montaña.

El monte Ontake, el segundo volcán más alto de Japón, ubicado a unos 100 kilómetros de la ciudad de Nagoya, comenzó a expulsar humo, rocas y cenizas en la madrugada del sábado y desde entonces ha continuado emanando residuos, según informó la Agencia Meteorológica nipona.

Centenares de personas se encontraban practicando senderismo en el volcán en el momento de la erupción, y algunos pudieron abandonar la zona por su propio medio y otros fueron evacuada, los últimos en la mañana del domingo con la ayuda de helicópteros de las Fuerzas de Autodefensa (Ejército) de Japón.

Unas 40 personas resultaron heridas de diversa consideración por quemaduras y lesiones provocadas por caídas. No obstante, se desconoce el número exacto de excursionistas que se encontraban en este destino turístico en el momento de la erupción.

Los servicios de rescate se han visto obligados a detener sus operaciones en repetidas ocasiones por la mala visibilidad y las emisiones de gases tóxicos. Más de 500 policías, bomberos y miembros de las Fuerzas han sido movilizados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.