pol

Los ocho policías de la Unidad Móvil de Patrullaje Rural (Umopar) que se encontraban retenidos por pobladores en la Central Tacopaya desde el martes por la muerte de un comunario fueron liberados ayer por la noche con la intervención del viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Felipe Cáceres, según reportes de prensa de radioemisoras del trópico.

También se dejó salir de la comunidad a los ocho policías que fueron a rescatarlos y que se les obligó a permanecer en el sector junto a la fiscal de Villa Tunari María Luz Rivero y a dos investigadores de la Felcc hasta la llegada del Viceministro.

El viceministro Cáceres llegó a la Central de Ayopaya, en el municipio de Villa Tunari, después de las 17:00 a bordo de un helicóptero. Después de un diálogo con los pobladores firmó un acta de entendimiento. En la misma se acordó que el Ministerio Público investigue el homicidio del poblador Gualberto Aguilar Ríos (22); que la Defensoría del Pueblo, el alcalde Feliciano Mamani y el Viceministro realicen un seguimiento del caso; y que los ocho policías sospechosos de la muerte pasen a disposición de la Fiscalía para someterse a una investigación penal.

Hechos

Por las primeras investigaciones se conoce que los ocho policías de Umopar realizaban un operativo rutinario en el sector de la Central Tacopaya cuando fueron insultados por un grupo de personas en aparente estado de ebriedad. Ante este hecho, los uniformados habrían procedido a detener a uno de los agresores y subirlo a la camioneta. Al ver esto, los acompañantes del detenido salieron en su defensa y convocaron a la población para impedir que los policías se lleven al joven.

Al verse rebasados por los comunarios, los uniformados intentaron escapar por una senda, pero la misma tenía un final. En ese momento, la agresión de los pobladores se intensificó con una lluvia de piedras que obligó a los policías huir hacia el monte realizando disparos.

Se presume, por los datos de los familiares, que la víctima fue herida cuando los policías corrían hacia el monte. El poblador, identificado como Gualberto Aguilar Ríos (22), fue herido por un impacto de bala en el abdomen y murió cuando era trasladado al hospital de Villa Tunari.

Al enterarse de la muerte del joven, los pobladores quemaron la camioneta de Umopar, el martes por la noche. Los policías permanecieron en el monte hasta la llegada de refuerzos y de una comisión investigadora conformada por la fiscal María Luz Rivero y dos policías de la Felcc.

Alrededor de 200 pobladores los retuvieron a los uniformados exigiendo que se sancione al policía que disparó contra Gualberto Aguilar, una indemnización para la viuda y la presencia del viceministro de Defensa Social, Felipe Cáceres.

LAS VERSIONES DE LA FAMILIA Y DE POLICÍAS

AUTOPSIA.- El Ministerio Público realizó ayer la autopsia del comunario muerto en el incidente con los policías de Umopar el martes. El objetivo es esclarecer las circunstancias del hecho.

FAMILIA.- En un inicio, los familiares de la víctima, Gualberto Aguilar Ríos, informaron que ésta fue herida cuando intentaba defender a un joven en presunto estado de ebriedad que insultó a los policías de Umopar.

UMOPAR.- La versión de los policías se conocerá oficialmente cuando declaren ante el Ministerio Público.

RECHAZO.- Dirigentes de la Central Tacopaya dijeron a través de radioemisoras locales que exigían la presencia del viceministro Cáceres y aclararon que en su zona no hay actividad del narcotráfico.

Suman casos contra Umopar

La Unidad Móvil de Patrullaje Rural (Umopar) se ha visto en dificultades en dos ocasiones este año. El pasado 25 de junio, un grupo de pobladores salió a bloquear la carretera Cochabamba-Santa Cruz, a la altura de Naranjitos, en protesta por la muerte de un presunto narcotraficante conocido como Agapito Ríos Huanca.

Los familiares dijeron en un inicio que la víctima murió al ser alcanzado por una bala y que su presencia en el lugar era porque fue a nombrar un padrino para su hijo. Los pobladores también exigieron la presencia del viceministro Cáceres y del entonces ministro de Gobierno, Carlos Romero, para que se comprometan a investigar el hecho con transparencia y rapidez.

Posteriormente, se conoció que la víctima tenía antecedentes por narcotráfico y que fue herida cuando escapaba, con al menos dos kilogramos de pasta base de cocaína, de un control de Umopar. El caso se halla en investigación en la Fiscalía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.