felicidad-bienestar-ser-feliz-secretos-de-felicidad-ser-feliz-estar-bien-sentirse-bien-equilibrio-como-ser-feliz-claves-de-felicidad

Yo no sé si te has hecho esa pregunta: ¿Cuál es el propósito de tu vida? Muchos de mis amigos creen que están aquí para pasar una especie de prueba. Y entonces piensan en la vida como en un deber. No sé si ese es el propósito de esta existencia, pero tengo para mí que quien ve a la vida desde esa perspectiva, a la larga va a terminar largas horas tratando de que un psiquiatra le explique el sentido de la vida, o le haga ver que no le estafaron: se estafó a sí mismo.

Existen los hombres para que tengan gozo

Desde la antigua Grecia, los hombres se clasificaban en hedónicos o estoicos: es la lucha entre el ser y el deber ser: Los primeros buscaban la felicidad en la búsqueda de placeres, los segundos evitaban las pasiones y buscaban una vida ascética. Y ambas escuelas tenían diferentes ramificaciones, pero ambas, ya por las privaciones, ya por el gozo, tenían una meta común: buscar la felicidad. Sí: existen los hombres para que tengan gozo.

Si tú, lector, vives haces del deber el centro de tu vida, solo cuida que ello no te robe el gozo de vivir. Si, por el contrario, vives buscando el placer, busca aquellos placeres que te den felicidad, no aquellos que te roban la felicidad. Los placeres siempre son una pendiente peligrosa, como dijo Séneca (Cartas a Lucilio, XXIII, p. 93): “El placer es una pendiente por la cual nos deslizamos hacia el dolor, si antes no nos armamos de principios sólidos y de un objetivo a alcanzar”. Tener un propósito, tener metas, es algo esencial para poder ser feliz. Pero volvamos al gozo y los placeres:

Los placeres sencillos de la vida

Éstos son los que nos dan verdadero gozo: convivir con la familia, disfrutar de una puesta de sol, contemplar la inocencia de los niños, gozarse en el trabajo bien hecho, sentirse en comunión con el Creador. La felicidad, finalmente, reside en el interior del hombre y el gozo se encuentra al hacerla salir. ¿Cómo? Observa este vídeo. Te va a asombrar y sí: acaso cambie tu vida. Después de todo, la gratitud siempre será el cimiento de una vida feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.