El gobierno de Donald Trump lanzó ayer una ambiciosa reforma fiscal con fuertes rebajas de impuestos a empresas y a las personas más ricas y que el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, consideró como la mayor reforma de la historia de EEUU.
El plan se propone revisar por completo todo el sistema fiscal del país, pero su aspecto sobresaliente es que reduce de 35 a 15 por ciento los impuestos a las empresas, un recorte de 20 puntos porcentuales que podría tener efectos directos en el déficit federal.
En una conferencia de prensa en la Casa Blanca, Mnuchin aseguró que el plan no tendrá efectos negativos y, por el contrario, impulsará la creación de nuevos empleos y por lo tanto provocará mayor recaudación fiscal.
“Esto se pagará a sí mismo con crecimiento, y con menos reducción de diversa índole y con el cierre de fisuras en la normativa”, dijo Mnuchin en la Casa Blanca.
El nuevo sistema reducirá de 7 a solamente 3 las franjas de imposición para las personas.
Un escueto documento de la Casa Blanca dice que el plan también incluye previsiones para una tasa única para repatriar “billones de dólares que son mantenidos en el exterior”.
Los detalles de este plan aún deberán ser negociados con el Congreso, pero Mnuchin adelantó que hay conceptos fundamentales que “no son negociables”.
Mnuchin dijo que el gobierno espera que la propuesta, que es resistida hasta por legisladores republicanos, sea aprobada lo más rápidamente posible por el Congreso pero no adelantó un cronograma.
Inmigración
Trump cumplió ayer con una de sus promesas de campaña al crear una oficina destinada a dar “voz” a las víctimas de crímenes cometidos por inmigrantes, una medida que satisface a la base electoral más conservadora.
El anuncio oficial de la apertura de la llamada “Oficina de Enlace para Víctimas de Crímenes por Inmigración” corrió a cargo del secretario de Seguridad Nacional (DHS), John Kelly.
Para hacer el anuncio, Kelly se rodeó de un grupo de víctimas que perdieron a sus familiares a manos de inmigrantes y que, ahora, con la nueva oficina, podrán obtener actualizaciones automáticas sobre las novedades del proceso judicial y, además, accederán a asesoramiento a través de un número de teléfono.
URGEN PERMANECER EN EL ACUERDO DE PARÍS
Trece grandes empresas, incluido el gigante de petróleo Shell y la red de supermercados Walmart, urgieron ayer al presidente de Trump para que su país permanezca en el Acuerdo de París sobre cambio climático.
El acuerdo firmado en 2015 por más de 190 países busca disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero para reducir la amenaza del calentamiento global.
“Como empresas preocupadas por el bienestar de nuestros clientes, inversionistas, comunidades y nuestros proveedores, estamos fortaleciendo nuestra resistencia al cambio climático e invirtiendo en (energías) renovables, en eficiencia nuclear, biocombustibles” y otras tecnologías innovadoras que ayuden a alcanzar una transición a la energía limpia, dice la carta, publicada en Internet por el Centro para Soluciones Climáticas y Energéticas.
“Los intereses de las empresas de EEUU estarán mejor atendidos con un marco estable y práctico que facilite una respuesta global efectiva y balanceada. Creemos que el acuerdo de París proporciona ese marco”, indicó la misiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.