A pesar de los esfuerzos por disminuir el número de incidentes y cantidad de basura durante el Día Nacional del Peatón y la Bicicleta, al finalizar la tarde se observó grandes cantidades de desechos en las calles, y se registró un accidente.
Más de 60 autos detenidos
Según el informe preliminar del director de la Unidad de Tránsito, Gonzalo García, hasta la mitad de la jornada se registraron más de 60 motorizados retenidos por transitar sin permiso de circulación. Entre éstos, seis motocicletas y una cisterna. Los infractores deberán cancelar una multa de 100 bolivianos.
“Durante la primera jornada, hasta el mediodía, se retuvo a 61 motorizados, que sobre todo circulaban en el centro de la ciudad”, manifestó García Matos.
Asimismo, manifestó que se registró un accidente en el que una ambulancia golpeó a una joven ciclista de 20 años, en la avenida Oquendo y Ramón Rivero. La joven fue traslada a la clínica San Vicente y pronto fue dada de alta.
“El incidente se debió a la imprudencia del conductor que superó la velocidad permitida”, manifestó García. Sin embargo, se cuestiona que para auxiliar a la víctima no se usó la ambulancia que transportaba a 12 personas, que decían ser médicos pero tampoco brindaron ayuda, según los testigos.
Basura en las calles
Desde muy temprano, los basureros dispuestos por la Empresa Municipal de Servicio de Aseo (EMSA), junto a las bicicletas recogedoras, se llenaron con botellas y materiales reciclables. La Recoleta, El Prado y la Ramón Rivero fueron invadidas de basura, ante la presencia masiva de puestos de comida y comerciantes ambulantes. Lo cual también se observó en varias zonas de la ciudad, Quillacollo y el eje metropolitano.
En promedio, en el Día del Peatón se recolectan 12 toneladas de desechos, sumada a la cantidad de 400 toneladas que produce a diario la ciudad. La presencia de basura hace que el Día del Peatón pierda su objetivo principal: el del cuidado del medio ambiente.
Contaminación acústica
Otro de los aspectos que distorsiona la jornada es la contaminación acústica. En esta ocasión, la Dirección de Medio Ambiente de la Alcaldía dispuso brigadas con sonómetros para medir los decibeles de los parlantes instalados por comercios y exigir que bajen el volumen en caso de registrarse más de 68 decibeles.
“Estamos rompiendo lo tradicional de cada año, suprimiendo el show que se realizaba como municipio y que generaba una mayor contaminación acústica”, manifestó el director de Medio Ambiente del municipio, Elvis Gutierrez.
Pese a ello, negocios en toda la ciudad instalaron parlantes generando molestia en los peatones y vecinos.
Aire
Según el reporte de la Red de Monitoreo de la Calidad del Aire (MoniCA), la contaminación descendió desde las 2:00 hasta alcanzar el punto mínimo a las 9:30. Permaneció de este modo hasta las 17:30, cuando nuevamente comenzó a subir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.