Tras el “atentado” contra el reloj ornamental de la rotonda de Cala Cala, el domingo por la madrugada, la Alcaldía de Cercado reforzará la seguridad del lugar con guardias municipales y cámaras de seguridad.
El jefe de la Unidad de Planificación, Desarrollo y Gestión de Emavra, Mauricio Achacollo, informó que el reloj dejó de funcionar el domingo a las 5:25, después de que personas malograron las puntas de las manecillas. Se reparó a las 9:30.
El arreglo no significó un gasto económico. “Estamos haciendo las denuncias y estamos solicitando que, a través de la unidad ejecutora de la Alcaldía, se pueda implementar una cámara de seguridad, un ojo vivo frente al reloj, para tomar imágenes y evitar otro hecho similar al del fin de semana pasado”, dijo Achacollo.
El reloj resulta una obra polémica para algunos sectores de la población. “La Alcaldía entró en la lógica de pintar la ciudad, que a corto plazo tiene réditos; pero que, en términos de planificación urbana, no significa nada. Quitan espacio público y no tiene funcionalidad alguna”, expresó el arquitecto urbanista, Juan Cabrera.
Sin embargo, quienes viven cerca valoran la obra, porque se constituye en la primera mejora en la rotonda y plazuela de Cala Cala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.