Dinamarca se impuso en Irlanda por 1-5 para sellar el boleto para Rusia-2018, el último billete mundialista que se repartía en la zona europea, ayer en Dublín, gracias a una actuación estelar de Christian Eriksen, autor de tres goles.
Shane Duffy adelantó a los irlandeses nada más al iniciarse el partido, pero Andreas Christensen (29) y Eriksen (32) voltearon el marcador antes del descanso y la estrella del Tottenham sentenció en la segunda parte (63 y 74)). El recién ingresado Nicklas Bendtner puso la guinda al transformar un penal que habían cometido sobre él mismo (90).
Será la quinta participación mundialista del combinado nórdico, que no estuvo presente en la edición de Brasil-2014 y que cuenta con unos cuartos de final como mejor resultado (1998).
Por su parte, Irlanda tendrá que ver por televisión un torneo para el que no se clasifica desde Corea y Japón-2002. Dinamarca se unió de esta manera a Suiza, Croacia y Suecia como equipos que han logrado el pase en el repechaje de la zona
“Podríamos haber hecho aún más. Estoy muy contento de que sea sólo hoy (por ayer), en el partido número 75”.
“La sensación prevalecerá durante muchos meses hasta que vayamos a la ronda final, y hasta que sepamos con quién nos vamos a encontrar”.
Christian Eriksen. Delantero danés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.