Cochabamba es la capital gastronómica de Bolivia, y era de esperarse que los integrantes de los países que visitan la Llajta por los XXIII Juegos Sudamericanos Escolares 2017, disfruten del menú especial que preparan los chefs de la Casa Campestre, ubicada en el km 10 de la carretera a Oruro, lugar donde almuerzan y cenan los deportistas, incluidos los bolivianos.
La Casa Campestre está acostumbrada a atender a delegaciones cuantiosas, y generalmente sirve un buffet criollo, con comida típica cochabambina, como el chicharrón, que es a base de carne de cerdo; sin embargo, debido a que se trata de deportistas, el menú no es netamente criollo, explica Cecilia Villarroel, gerente de ventas de ese recinto hotelero.
“En cuanto a las carnes el menú no es criollo, es más internacional, con más carnes a la plancha, para evitar aceites y condimentos”, asegura, a tiempo de señalar que no es la primera vez que atienden a numerosos atletas.
“Ya tenemos algo de experiencia con delegaciones deportivas y con el Ministro de Deportes (Tito Montaño). Cuando fue director técnico de algunos equipos de fútbol nos pidió que se tome esa base, porque comen bastante ensaladas, evitando las mayonesas, quesos, cremas, que no comen mucho los deportistas”, complementó Villarroel.
La recomendación del Ministro de Deportes fue que tengan mucho cuidado con las ensaladas frescas, aunque solicitó que éstas deben existir en grandes cantidades, pero cocidas, porque se trata de delegaciones extranjeras, a quienes no se les puede dar mucha ensalada cruda.
En cuanto a las bebidas, éstas, en su totalidad, están hechas en base a fruta fresca o de algunos hervidos de canela.
Villarroel dijo que hasta el momento no han recibido quejas de las delegaciones, más bien elogiaron la excelente comida que se les sirve. Lo que ayer sí sorprendió a deportistas y responsables de los equipos fue que esta vez no se les permitió repetir, como en días pasados.
“No sé qué pasó hoy (por ayer) pero el tema de las cantidades bajó un poco”, dijo el delegado de Colombia, Carlos Jarman.
A esta observación se sumó Perú, porque se extrañaron que a los deportistas que requieren reponer todo el desgaste físico no les dejaron repetir la porción que habían comido.
“No sabemos qué pasó, pero esperemos que entiendan que ellos necesitan reponer sus energías”, reiteró Gloria Cano, delegada de baloncesto de Perú.
Fuera de esta contemplación que se registró ayer, las delegaciones no dieron más que elogios a la comida y atención que reciben en su visita a Bolivia.
“La comida nos ha gustado mucho, es un menú muy balanceado, hay variedad, te permite elegir de acuerdo a tu cultura y costumbre lo más apropiado para comer. Hay buenas porciones de proteínas, de carbohidratos, de vegetales, de fruta”, comentó Jarman, de la selección colombiana, cuyos atletas están satisfechos con la nutrición.
1.832 comensales todos los días. Los integrantes de las 12 delegaciones comen en el mismo lugar. La Casa Campestre atiende a 1.832 comensales.
ELOGIAN PRESENCIA DE FISIOTERAPEUTAS
Para muchos jefes de misión estos no son los primeros Juegos Escolares, y aseguraron que los de Bolivia van por buen camino para convertirse en los mejores que se celebraron hasta la fecha.
Algo que destacaron los delegados en ajedrez, por ejemplo, fue la presencia de los fisioterapeutas que no sólo realizan masajes a los deportistas por el estrés del torneo, sino también les hacen hacer ejercicios en las manos y revisan su presión.
“Es la primera vez que vemos algo así en los torneos de ajedrez, realmente se debe destacar la organización de estos Juegos”, dijo la delegada de Uruguay.
Otro ítem que todos destacaron fue el transporte, porque siempre estuvieron a tiempo y los llevaron por las mejores rutas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.