Los vecinos de la avenida 6 de Agosto, desde la República hasta la Independencia, donde se construyeron los nuevos pasos a desnivel, se declararon en emergencia por el riesgo de nuevas inundaciones.
La Alcaldía y el Servicio Municipal de Agua Potable (Semapa) aseguran que atenderán cualquier emergencia que se presente por las lluvias.
La falta de presupuesto para el cambio del colector en la avenida 6 de Agosto e Independencia provoca incertidumbre entre los vecinos, quienes a finales de 2016 tuvieron que soportar inundaciones a consecuencia del colapso de las alcantarillas.
El dirigente de la OTB 6 de Agosto, René Quispe, informó que desde el pasado mes de marzo enviaron notas a las autoridades de Semapa y a la Alcaldía de Cochabamba exigiendo el cambio de las alcantarillas; sin embargo, hasta la fecha no fueron escuchados.
“Las lluvias están próximas y tememos que nuevamente inunden nuestras viviendas. El año pasado, el agua sobrepasó la capacidad de las alcantarillas: el agua sucia, heces fecales y con olores nauseabundos inundaron nuestras casas. Ni viendo esta situación las autoridades dieron una solución, por lo que nosotros actualmente estamos en estado de emergencia”, indicó.
Desde la Alcaldía de Cochabamba se señaló que este problema es exclusivamente de la empresa de Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Semapa).
“Como Alcaldía, hemos cumplido con el trabajo de limpieza de los sumideros y tenemos cuadrillas de personal para cualquier emergencia que se presente en el sector de la avenida 6 de Agosto”, informó el secretario de Infraestructura del municipio, Carlos Abasto.
El gerente de Semapa, Gamal Serhan, aclaró que el problema no parte sólo de cambiar el alcantarillado de la 6 de Agosto e Independencia, sino que se debe realizar la renovación de todo el colector. Para este trabajo se necesitan 14 millones de bolivianos.
“Lo que hemos hecho hasta el momento es hacer algunos trabajos en el sector de la avenida 6 de Agosto e Independencia, como la limpieza de las alcantarillas. No se ha logrado hacer el cambio del colector, porque para ello se necesitan al menos 14 millones de bolivianos y eso ya está presupuestado para la próxima gestión”, indicó.
Lo lamentable es que los vecinos están temerosos de inundarse otra vez.
No quieren lluvia
“Todos piden que llueva, pero, la verdad, nosotros rogamos para que no llueva, porque tenemos miedo que se inunden nuestras viviendas. El año pasado hemos vivido una pesadilla”, dijo.
Siguió: “El agua sucia y mal oliente malogró nuestros víveres y cosas, muchos nos enfermamos”.
Otra vecina del lugar, Karina Llanos, lamentó: “Pese a ello, las autoridades no hicieron nada hasta la fecha”.
Un pobladora del barrio, Flora Camacho, recordó que la última inundación fue desesperante.
“Gritábamos auxilio, pedíamos ayuda, pero nadie nos ayudaba. Son dos años que hemos sufrido inundaciones terribles con aguas servidas y nadie pone fin a esta pesadilla de todos los años”, declaró.
TESTIMONIOS
“Cada año sufrimos estas inundaciones, pero las autoridades nunca nos hacen caso. Lo que pedimos es que vengan a solucionar”. Flora Tancara. Vecina 6 de Agosto
“Cuando desperté a las 3 de la madrugada y bajé de la cama para ver qué sucedía, pude ver que todas mis cosas estaban bajo el agua. La desesperación fue muy grande”. Flora Camacho. Vecina 6 de Agosto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.