La ex esposa de Antonio Banderas, de 60 años, se robó todos los flashes por lucir irreconocible en la rueda de prensa que brindó. Su rostro deja en evidencia que, a lo largo de su carrera, se ha realizado un exceso de cirugías estéticas.
Griffith, que se divorció de Banderas en el 2015 tras 18 años de matrimonio y una hija en común, Stella del Carmen, lucha contra el cáncer de piel desde 2009. Días atrás, la estrella contó que se había sometido a una cirugía para remover células basales cancerígenas.
En las fotos se puede ver la cicatriz que quedó en su nariz tras la operación.
Por otro lado, preguntada sobre el movimiento #MeToo, que denuncia el acoso sexual en la industria del cine, Griffith aseguró que le parece “magnífico que exista este debate” .
Si bien negó haber vivido ella misma experiencias de acoso en Hollywood, recordó la historia de su propia madre, la también actriz Tippi Hedren. “Ella sí tuvo una experiencia horrible con Alfred Hitchcock, que quería tener sexo con ella, pero ella lo rechazó. Yo he crecido sabiendo que tengo el derecho de decir “no” a cualquier hombre”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.