El expresidente boliviano Gonzalo Sánchez de Lozada y el exministro Carlos Sánchez Berzaín acudieron ayer al primer día de juicio civil que enfrentan en Estados Unidos, en un tribunal federal de Fort Lauderdale, situado al norte de Miami, por la muerte de ocho personas durante las protestas de 2003, en Bolivia, conocidas como la Guerra del Gas.
La jornada de este lunes se centró en la elección de los 10 miembros del jurado, para lo cual fueron entrevistadas al menos 53 personas, muy pocas de origen hispano, después de que ambas partes pidieran sumar otras 13 a las 40 iniciales.
INTERROGATORIO Las preguntas de ambas partes buscaron establecer, entre otras cosas, el conocimiento de los candidatos sobre Bolivia o Venezuela, los medios de prensa que consultan, determinar si alguno de ellos es activista por o en contra del control de armas o si, por ejemplo, ha participado en manifestaciones contra el abuso sexual de mujeres en Estados Unidos.
El juicio civil es presidido por el juez James I. Cohn, que en febrero pasado accedió a procesar a ambos bolivianos, acusados de planificar “las matanzas extrajudiciales” tras un proceso legal de once años en Estados Unidos.
Según la demanda, “meses antes de la violencia, los dos acusados idearon un plan para matar a miles de civiles, e intencionalmente usaron fuerza letal en contra de las protestas políticas para reprimir la oposición política”. En base a esa acusación, los familiares de la víctimas que plantearon el juicio deben demostrar ahora que ambas exautoridades tuvieron “intencionalidad de matar”.
Además de las muertes, la acusación señala que se ordenó disparar “a más de 400 civiles desarmados que resultaron heridos”.
Cohn, quien señaló que será “un juicio interesante”, reiteró ayer que ninguna de las partes podrá dar declaraciones a la prensa, al señalar que eso sería un “error”. Recordó que el “juicio es público” y que, en aras de la justicia, el proceso será “en la corte y no en los medios”.
10 Años
El trámite y admisión del proceso civil en Estados Unidos contra el expresidente de Bolivia Gonzalo Sánchez de Lozada y su entonces ministro Carlos Sánchez Berzaín tardó 10 años.
El caso fue planteado en 2007 por los familiares de las víctimas, pero fue rechazado en una oportunidad. Los demandantes apelaron y fue admitido en 2014.
Juez autoriza a defensa usar hechos ocurridos después de la crisis
El juez Cohn concedió ayer a la defensa una moción que le permitirá usar como parte del proceso probatorio hechos acontecidos en Bolivia después de 2003, marcados por la Presidencia de Evo Morales, quien asumió en 2006, según la agencia EFE.
El juez, sin embargo, señaló que se deberán excluir la expulsión tanto del diplomático Philip Goldberg de la Embajada de Estados Unidos de Bolivia, como de la agencia antidrogas estadounidense (DEA, por su sigla en inglés), ocurridas en 2008.
Ello pese a la objeción de los demandantes, que señalaron que el actual Presidente de Bolivia “no tiene nada que ver” con el proceso.
Los demandantes aseguraron que el juicio se tiene que centrar en el periodo de septiembre y octubre de 2003, cuando sucedieron los disturbios, y que no son “relevantes” los hechos posteriores.
En ese sentido, Ana Reyes, abogada de los demandantes, señaló que “el Gobierno de Lozada quería reducir la coca y por eso Morales se convirtió en su enemigo”.
La abogada de la acusación Beth Stephens, del Centro de Derechos Constitucionales de la Universidad de Harvard, dijo a Efe que durante el proceso estarán presentes familiares de los demandantes, que representan a ocho de unas sesenta a ochenta víctimas de los disturbios de 2003 y que responsabilizan de las muertes a Sánchez de Lozada y Sánchez Berzaín.
Tanto el dos veces presidente de Bolivia (1993-1997 y 2002-2003), como quien fue su jefe de campaña, ministro de la Presidencia y finalmente titular de Defensa, residen en Estados Unidos desde que Sánchez de Lozada renunció en octubre de 2003 en medio de los disturbios contra sus políticas energéticas.
Los acusados, que gozan de asilo político en EEUU, culpan al presidente Morales, que entonces era dirigente de los cocaleros, de haber provocado con esas protestas el derrocamiento de un Gobierno constitucional.
Los líderes de la protesta y sus participantes fueron eximidos de toda responsabilidad por dos decretos de amnistía dictados durante la presidencia de Carlos Mesa (2003-2005), que era vicepresidente de Sánchez de Lozada y asumió la jefatura de Estado cuando este renunció y se fue a Estados Unidos.
García Linera dice que insistirán en la extradición
LA PAZ
El Gobierno advirtió ayer de que “no es suficiente” el juicio civil contra el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada en Estados Unidos, ya que mantiene su demanda para que sea extraditado y enjuiciado por lo penal en su país.
“No es suficiente, queremos enjuiciarlo aquí en Bolivia”, subrayó el presidente en funciones de Bolivia, Álvaro García Linera, en un acto en El Alto, ciudad vecina de La Paz.
García Linera, en funciones al estar fuera del país el presidente de Bolivia, Evo Morales, se refirió en su discurso al juicio que comenzó este lunes en una corte federal de Fort Lauderdale, en Florida (Estados Unidos), contra Sánchez de Lozada por las muertes de civiles en 2003 en la conocida como Guerra del Gas.
“El día de hoy ese criminal está siendo enjuiciado para indemnizar a las familias de los afectados por esa matanza”, indicó, según EFE.
En opinión del presidente en ejercicio, en Estados Unidos el exmandatario “está protegido, pero algún día la justicia llegará y ese hombre estará aquí frente a los alteños”.
2012
Rechazan extradición
El Gobierno de Estados Unidos rechazó en 2012 el pedido de extradición del Gobierno de Bolivia, por incompatibilidad de los delitos demandados en las legislaciones de ambos países.
Juan del Granado declarará como testigo
LA PAZ/ANF
El exalcalde de La Paz Juan del Granado viajará el fin de semana a Estados Unidos (EEUU) para declarar en calidad de testigo en el juicio civil contra el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada y el exministro de Defensa Carlos Sánchez Berzaín.
“He sido aceptado y convocado como testigo de las víctimas para que preste mi testimonio ante este jurado que el día de hoy se ha instalado”, señaló Del Granado, en relación al juicio civil en contra del exmandatario.
Anunció que el fin de semana viajará a EEUU y su declaración está prevista para el martes o miércoles de la próxima semana.
El exalcalde no quiso brindar mayores detalles de lo que será su declaración, sin embargo adelantó que relatará todas las circunstancias en torno a octubre de 2003 cuando era alcalde del municipio de La Paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.