Las medallas que se entregarán en los XI Juegos Suramericanos Cochabamba 2018 estarán bañadas con los metales más preciosos: oro de 18 quilates y plata 925.
El sueño de los más de 4.300 deportistas que llegarán para los Juegos 2018 es conquistar una medalla, motivo por el que la organización del evento no escatima esfuerzos para que estas sean las mejores de los últimos tiempos.
Las preseas son elaboradas por la prestigiosa joyería paceña Monolito, reconocida porque es especialista en condecoraciones, como el Cóndor de los Andes.
Las tres medallas, que pesan 500 gramos, están hechas de níquel como base central. Las doradas están bañadas en oro de 18 quilates, el segundo grado de pureza; mientras que las de plata estarán cubiertas de plata 925, es decir, un 92,5% de pureza.
Pero las preseas no son únicas por ese detalle, sino por su diseño en el que además de tener la simbología de los Juegos 2018 y de la Organización Deportiva Suramericana (Odesur), contiene emblemas del país como la cumbre del Tunari, la hoja de coca, además de llevar una incrustación de la gema bolivianita.
“Las medallas, por lo que nos decían desde la Odesur, son únicas, que nunca habían visto unas así, con emblemas propios del país, donde además de la simbología de los Juegos, tenemos el Tunari, la piedra preciosa de la Bolivianita, que solamente existe en el país, además tienen 10 rombos diagramados con hojas de coca, que simbolizan la unión de los nueve departamentos de Bolivia y el Litoral”, explicó Marlene Montaño, responsable de la Unidad de Protocolo del Comité Organizador de los Juegos 2018 (Codesur).
La coca también está dibujada en la bandeja para las premiaciones, que tiene la forma de la hoja y está hecha de madera de pino.
Montaño destacó que todas las contrataciones realizadas por la unidad fue a empresas bolivianas y mano de obra local.
Para las premiaciones durante las dos semanas de los Juegos 2018, según Montaño, serán 12 brigadas que estarán desplazadas en los escenarios que así lo requieran por día.
Cada una de las brigadas tendrá un juego de tres bandejas y la cantidad de medallas necesarias.
Todo el stock de preseas será entregado hasta el 15 de mayo.
DOS TIPOS DE MEDALLAS
Durante los XI Juegos Suramericanos Cochabamba 2018 se entregarán dos tipos de medallas, una conmemorativa y la otra de competición.
Un total de 2.540 preseas de competición son las que se entregarán en las premiaciones: 803 de oro, 803 de plata y 934 de bronce. Una similar cantidad de mascotitas (Juki y Nuna) serán repartidas entre los premiados.
Además, se entregarán las medallas conmemorativas, que se otorgarán a todos los deportistas, jueces, autoridades y demás invitados que participen de los Juegos. Estas preseas superan las 7.000 unidades. El diseño de éstas es más simple, son redondas y tienen los símbolos de los Juegos y la Odesur.
SE MANDARON A ELABORAR MÁS DE 900 BANDERAS PARA LOS JUEGOS 2018
Más de 900 banderas se mandaron a confeccionar para los XI Juegos Suramericanos Cochabamba 2018, que deben estar no sólo en todos escenarios deportivos, sino en los actos de premiación y las reuniones oficiales.
Desde ya, cada una de las 12 brigadas de premiación debe tener al menos tres juegos completos de las banderas de los 14 países, porque es posible que en alguna prueba un solo país, (esperemos Bolivia, dice Montaño) ocupe el podio y debe tenerse las banderas necesarias.
La Unidad de Protocolo, según Montaño, toma todas las previsiones para no molestar de ninguna manera a las delegaciones. Por ejemplo, un error que ya pasó con Bolivia en varios eventos internacionales es colocar la bandera al revés.
“Estamos constantemente capacitando a los voluntarios, no solamente del correcto colocado de las banderas, también hemos hecho el trabajo todos los jefes de misión, de todos los países, para hacer aprobar sus banderas, de tal manera que no existan incidentes con ningún país y para que no se sienta disconforme, ya sea porque usamos un símbolo patrio de repente no correcto. Hemos tomado el cuidado con los himnos, los voluntarios y el personal de protocolo van haciendo prácticas todo el tiempo”, asegura Montaño.
Las primeras tareas de la Unidad de Protocolo iniciarán con la llegada de las delegaciones a partir del 23 de mayo, fecha en la que se abrirá de manera oficial la Villa Suramericana.
Montaño explicó que el personal los recibirá en el aeropuerto y en la Villa Suramericana se tiene previsto un acto sencillo para la llegada de cada país a la Villa, con la iza de su bandera y su himno nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.