A menos de dos años del traspaso de la administración del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (SOAT) a la empresa estatal UNIVida, los dirigentes del transporte de Cochabamba y administradores de centros de salud consultados por este medio denunciaron que la compañía demora hasta cinco meses en cancelar las facturas de los accidentados debido a la “burocracia” centralizada en la ciudad de La Paz.
Este medio intentó comunicarse ayer con el gerente general de UNIVida, Jaime Bravo, sin embargo, no obtuvo respuesta hasta el cierre de esta edición.
El malestar de los transportistas estalló ayer con un bloqueo de calles que se levantó tras el compromiso del Gobierno de resolver el problema.
El diputado Enrique Siles cuestionó el desempeño de UNIVida, que administra el SOAT gracias a un decreto supremo de 2016.
Calificó la medida como un “monopolio” y consideró que empeoró el servicio porque cubre al 62 por ciento del parque automotor, frente al 85 por ciento registrado antes.
“El tiempo de mora de UNIVida es de más de dos meses. Los mismos afiliados del autotransporte manifestaron que en los últimos accidentes ya no les quieren atender, ponen excusas porque UNIVida pone un kilo de trámite que no está pagando por estos servicios”, denunció.
En este sentido, el representante del Sindicato de Transporte Libre, Daniel Choquerive, aseguró que UNIVida mantuvo deudas con centros de salud que dejaron de atender a los accidentados por la mora. Aseguró que personal del hospital Harry Williams rechazó la atención de un herido de gravedad durante un accidente, porque estimaron que la atención alcanzaría los 90 mil bolivianos, monto que no sería cubierto por el SOAT.
Este medio se comunicó con la administración del nosocomio, pero indicaron que no brindan respuestas telefónicas. Mientras tanto, el responsable de accidentes de tránsito del hospital Viedma, Edgar Rojas, informó que UNIVida tiene una deuda de 12 facturas.
Explicó que, según la normativa, se tienen 15 días para cancelar las deudas a partir de la emisión de la factura. Sin embargo, la deuda con el Viedma es de un mes.
“Queremos exigir que se cancelen las deudas pendientes. Con eso nos movemos en el hospital”, manifestó la administradora Interina de ese hospital, Lilian Martínez.
El administrador de la clínica Copacabana, Antonio Uriona, coincidió con Rojas y agregó que la aseguradora estatal mantuvo una deuda de hasta cinco meses por las atenciones de 2017. El centro médico atiende al 60 por ciento de los accidentados en hechos de tránsito del departamento porque se especializa en traumatología.
Sin embargo, durante el primer trimestre de este año, regularizó los pagos. “Estamos amarrados a ellos y no tenemos otra que esperar su voluntad. Hacemos el reclamo (…) cuando molestamos demasiado nos pagan en 45 días”, afirmó.
“Queremos que atiendan a nuestros heridos, que presten atención médica que se necesita”. Daniel Choquerive

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.