Una juez del municipio de Warnes ordenó esta tarde la detención preventiva en la cárcel de Okinawa (Montero) para los cinco hinchas de Wilstermann que ocasionaron una serie de actos vandálicos el pasado domingo tras el partido del equipo cochabambino contra Blooming. Ellos son acusados por los delitos de asociación delictuosa, robo agravado, lesiones graves y gravísimas además de deterioro de bienes del Estado.
La audiencia se llevó a cabo en medio de una serie de protestas por parte de cientos de vecinos de Warnes, quienes, a gritos, exigían la detención para los cinco imputados, a quienes la Policía consideró como los cabecillas del grupo de 195 hinchas que fueron arrestados inicialmente.
El fiscal asignado al caso, Wálter Cisneros, informó que el Ministerio Público había solicitado la detención preventiva puesto que existen los suficientes elementos que vinculan a dichas personas con los hechos violentos del pasado fin de semana, que implicó también varios heridos con arma blanca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.