A poco de terminar el servicio premilitar del escalón 2017-2018, padres de familia denunciaron que los gastos son muy elevados, “hasta 9 mil bolivianos”, en una variedad de productos como el uniforme y, sobre todo, “las comisiones” que se entregan a los oficiales y clases cada sábado, por lo que pusieron en cuestión la utilidad de este servicio.
En días pasados, se lanzó de manera oficial la convocatoria que se extenderá hasta el sábado 28 de julio, etapa que se ha denominado como conscripción, que servirá para que los jóvenes seleccionados se enlisten de manera voluntaria en las unidades militares portando su cédula de identidad como único requisito.
Para los padres de familia contactados por Los Tiempos, el servicio premilitar es mucho gasto, es mejor comprar cuatro libretas para toda la familia y “no se justifica porque, la verdad, no aprenden nada”, aseguró una dirigente de madres de familia de un céntrica unidad militar de Cochabamba, que prefirió guardar en reserva su nombre para evitar represalias contra su hijo que en este momento hace el servicio.
“Cuando hemos entrado, el tema de médicos, fotocopias, análisis, que se hace hasta 1.500 contando gastos pequeños. Luego, una vez entrado, tienes que poner al banco 1.000 bolivianos para el tema de uniforme y también hay algo de seguro médico”, contó. Sin embargo, los gastos apenas empiezan. “Luego viene el sábado a sábado, hay que comprar sándwich, libros, salteñas, revistas, pintura, telas, siempre hay algo que comprar y es obligatorio”, comentó.
Un padre de familia de la misma unidad dijo que hizo un recuento de gastos y salió más de 9 mil. “Sin contar lo de los campamentos y los desfiles”.
“No hay recibo de estos gastos”, señaló la primera madre.
Otro padre de familia, contactado en la ciudad de La Paz, aseguró que un alumno que desee habilitarse en esta modalidad debe erogar montos que van de entre 2.500 a 3.000 bolivianos. Los padres o tutores tienen que cubrir el costo del uniforme y las botas, además de exámenes médicos que se exigen.
Según datos proporcionados, una vez que se presentan y son aceptados para el momento de su incorporación, los postulantes deben portar exámenes médicos complementarios.
Según David, un premilitar de Santa Cruz que espera culminar el servicio en septiembre próximo, el monto invertido durante la estadía en el cuartel supera los 5 mil bolivianos, puesto que los soldados deben cubrir los costos empleados en las revistas y avance de la documentación.
Este soldado indicó que el mayor gasto se gesta durante las vacaciones, pues los premilitares acuden al cuartel durante los dos meses de vacaciones a fin de año y las dos semanas correspondientes a las vacaciones de invierno.
“El premilitar no sirve”
Los padres de familia consultados por separado aseguraron que el servicio premilitar no vale la pena porque sus hijos no aprenden los valores patrióticos y tampoco disciplina, que son los objetivos del servicio. Empero, los gastos sí son suntuosos. “No estoy de acuerdo con este servicio premilitar, en vista que es un gasto para los padres. Le venden el uniforme, las botas, todos los elementos. A parte, les inflan los precios, más que todo entonces se ha vuelto una forma de negocio”, dijo un padre de La Paz.
Por su parte, una madre cochabambina aseguró que “no se justifica, yo no lo veo instruido a mi hijo, aprendió algunas cosas y creo que podría haber aprendido lo mismo en la casa”, dijo.
Denuncian agresiones
Un premilitar de la ciudad de El Alto denunció que sufrió agresiones y humillaciones de parte uno de sus instructores, lo que le llevó a desertar y presentar una acusación contra el uniformado ante la justicia.
TESTIMONIOS
“No me llegó la invitación, pero dicen que el servicio abre las puertas para la capacitación, yo me enlistaría. Si no me llega la invitación, haré el año entero o iré a Cotapachi”. Jhony Bustos. Estudiante Salomón Romero
“Estoy hablando con mis papás. No me llegó la invitación, pero estamos buscando la forma. Es un gasto de dinero pero valdría la pena, te enseñan muchas cosas para sobrevivir”. José Sajama. Estudiante IV Centenario
PUNTO DE VISTA
Omar Durán. Abogado y exmilitar
“Invitación vulnera la CPE al menos una ley”
Es discriminatoria e inconstitucional la convocatoria emitida por el Ministerio de Defensa para el servicio premilitar 2018-2019 que destina un número de cupos sólo para los mejores estudiantes, además de hacer la invitación directa.
Para cumplir con este servicio, que, de acuerdo con la Constitución Política del Estado (CPE), es obligatorio no hace falta ser un estudioso o erudito para que los jóvenes accedan a esta modalidad, porque es un derecho legítimo que tienen.
Se está vulnerando la Constitución, la ley de lucha contra el racismo y toda forma de discriminación, porque a todas luces se ve que es un hecho discriminativo. Las discriminaciones están marcadas desde el momento en que te limitan a hacer un servicio que te obliga la Constitución, o sea cuando hay una obligación constitucional como tal que es la norma suprema.
No se puede discriminar con cupos y otros elementos, ya que cualquier padre de familia que sienta los derechos de su hijo o hija afectados puede interponer un recurso de inconstitucionalidad y puede ganar al Ministerio de Defensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.