La línea amarilla del tren urbano, la única de las tres que pasará cerca del centro de la ciudad, tendrá seis puentes propios y recorrerá la avenida Costanera bordeando el río Rocha, según la propuesta técnica que el Ministerio de Obras Públicas tiene y que será analizada con los técnicos de la Alcaldía.
“El trazo es por la Costanera bordeando el río, porque es una parte de interconexión que nos permite integrar la parte este hacia Sacaba, es la mejor opción. Se han hecho análisis y estudios. Ahora se van a tomar decisiones ejecutivas con la Alcaldesa”, remarcó ayer el ministro de Obras Públicas, Milton Claros.
La propuesta se presentó ayer a la alcaldesa Karen Suárez y será analizada el lunes por comisiones técnicas y legales que trabajarán por tiempo y materia para que el jueves se tomen decisiones.
Con esta propuesta se descarta que el tren vaya sobre el río como se planteó al inicio de los trabajos previos.
El megaproyecto tiene tres líneas: verde, que cubre el valle bajo; roja, que va hacia la zona sur, y amarilla, que pasará por la ciudad hacia Sacaba. Demanda una inversión de 470 millones de dólares y se adjudicó a Joca de España y Molinari de Suiza como Asociación Accidental Tunari.
Claros manifestó que este trazo fue el que siempre se manejó y repitió: “Hay intereses de por medio que quieren perjudicar el proyecto. No lo permitamos. Ésta es una inversión multimillonaria, es la primera vez que Cochabamba recibe 470 millones”.
La alcaldesa Karen Suárez confirmó que las comisiones técnicas trabajarán desde el lunes y expresó su confianza en que se logren acuerdos.
Comisiones
Para la concejala Rocío Molina (MAS), que participó en la reunión entre el Ejecutivo y el Ministerio de Obras Públicas, es urgente definir el trazo. Enfatizó: “Si el municipio continúa mostrando obstáculos, la línea amarilla no se realizaría y el tren no entraría a la ciudad de Cochabamba. Sería nefasto”. Continuó: “Lo que más necesitamos en este momento es un transporte moderno, eficiente y rápido”.
Los siguientes días serán decisivos para que una comisión trabaje por “tiempo y materia” en el diseño de la línea. Luego, se tiene que firmar un convenio intergubernativo, gestionar el cambio de uso de suelo de varios sitios y cederlos al Ministerio.
Ante el riesgo de que el tren reduzca la capacidad vial de la avenida Costanera —que es una vía rápida y desfogue del tráfico vehicular—, Molina dijo que se hizo un estudio del trazado. “Se debería hacer seis puentes para el tren, porque la lógica del tren no está relacionada a la lógica del paso de los motorizados, y eso es lo interesante que por primera vez vamos a ver una obra de ingeniería creativa y que no necesariamente perjudique las vías tradicionales para los vehículos”, explicó.
Aunque la Ley de Ferrocarriles de 1910 prevé un derecho de vía de 30 metros, 15 a cada lado, en la línea amarilla se necesitarán 5 metros “para que el tren pueda ingresar a lugares que nunca nos hubiéramos imaginado”.
Tres líneas del tren. El nuevo medio de transporte contará con tres líneas: amarilla, verde y roja, para cubrir la región metropolitana.
OPINIONES
“Nos hemos reunido para trabajar en comisiones técnicas. Vamos a apoyar todos los proyectos que beneficien a la ciudad”. Karen Suárez. Alcaldesa
“La línea nos genera preocupación, porque aparentemente el municipio estaría dilatando. Hay que construir puentes”. Rocío Molina. Concejal (MAS)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.