La red desarticulada el fin de semana en Desaguadero, La Paz, falsificaba más de 100 productos medicinales desde los más simples hasta los más complejos de uso hospitalario. La organización criminal adulteraba desde antibióticos, diuréticos, píldoras abortivas, reactivos de diagnóstico, de terapia intensiva, de quirófano y otros ítems complejos de uso hospitalario, por lo que las autoridades sanitarias y policiales iniciaron inspecciones en todo el país ante el temor de que estos remedios hayan circulado en farmacias, clínicas e incluso centros hospitalarios.

La directora de la Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnologías en Salud (Agemed), Patricia Tames, informó que una comitiva de especialistas ya realiza inspecciones en La Paz y que se instruyó a los servicios departamentales de salud de todo el país que se realice la misma tarea en todas las farmacias. Se encontraron productos alterados en una farmacia cerca al Hospital de Clínicas de la Sede de Gobierno.

“Son más de 100 ítems que se ha encontrado de dudosa calidad. Estamos preocupados porque hay medicamentos de uso hospitalario, son medicinas que se utilizan en unidades de terapia intensiva, unidades de quirófano en los hospitales. Estamos preocupados”, dijo Tames.

El operativo realizado el pasado sábado en la localidad fronteriza de Desaguadero desarticuló esta red que tendría conexiones en varios países, entre ellos Perú, y que distribuía remedios falsificados en al menos las ciudades de La Paz, El Alto, Beni y Tarija. 10 personas fueron aprehendidas, siete de ellas enviadas con detención preventiva tras una audiencia. Se allanaron ocho depósitos en Desaguadero y en La Paz. Hay dos bioquímicas aprehendidas. La mercancía incautada fue valuada en 400 mil dólares.

Entre los ítems que la red falsificaba se encuentran productos como quenacor, imipenen (antibióticos), diprospan, renitin, metiolpremisolona, etilefrina, biolectro, albumex, albumina (productos de uso hospitalario), vancomicina, ergotamina, laxix (diurético, no está autorizado por Agemed), dexametasiona, grabol (no está autorizado por Agemed).

También fueron falsificados: fenitoina, multiprod, cotrimoxaxol, propofol, ceboflorano, ranitidina, dimenidinatro, omeprazol, claritromicina, meloxican, ciprofloxacina, acitromicina, piralvex, aciclovir, ginecofir, enol, vaporux, remicentenilo (uso para quirófano), ergometrina, metronidazol, poligelina (uso para terapia intensiva), pentanilo, menoperen, eritromicina, dicoflocelina, imipenen, diclofenaco, terramicina, moduretix y cetorolaco, entre otros.

La Agemed informó que no se tienen reportes de que estas medicinas hayan llegado a los hospitales de la seguridad social o los públicos, pero, debido a las características de los remedios incautados, se hará operativos en todos los centros de distribución.

El viceministro de Régimen Interior, José Luis Quiroga, dijo que la Policía está movilizada junto a especialistas de Agemed y que ya se identificaron algunas farmacias que habrían vendido los remedios falsificados.

DATOS

El contrabando representa el 18% de ventas. El contrabando de medicamentos representa entre el 18 al 21 por ciento del total de las ventas de la industria farmacéutica en el mercado interno, según un informe del IBCE.

30 toneladas de medicinas “truchas” en 2017. Durante el año 2017, las incautaciones de la Aduana Nacional de medicamentos de contrabando alcanzaron las 30,3 toneladas, según el mismo informe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.