Una marcha ayer hacia el Palacio de La Moneda (sede del Ejecutivo) para expresar frente a la sede del Gobierno el descontento social de las protestas en Chile acabó con un gran incendio de un centro comercial en pleno centro de Santiago después que el presidente Sebastián Piñera anunciara un nuevo gabinete.

El centro comercial fue saqueado primero y posteriormente comenzó a arder en su interior, y con el paso de las horas una gran columna de humo iba oscureciendo el cielo de la capital de Chile mientras el fuego se propagaba a los edificios colindantes.

Miles de manifestantes atendieron a convocatorias por redes sociales para protestar frente al palacio de La Moneda, sede de la presidencia, que fue acordonado en un amplio cinturón de seguridad en el centro de Santiago.

“No hay ningún cambio efectivo que provoque que el pueblo pueda cambiar su opinión al respecto. El gabinete tendría que haber sido un gabinete que tuviera un poco más de calle”, dijo Mario Muñoz, administrador público que protestaba en la calle.

“Es como una silla musical; los mismos que entran y salen”, critica de su lado Boris Vidal, un periodista de 50 años, en medio de la protesta, dispersada por la policía con chorros de agua y gas lacrimógenos.

Piñera nombró a Gonzalo Blumel como titular de la cartera de Interior. De 41 años y exsecretario general de la Presidencia —enlace con el Congreso—, reemplaza al cuestionado Andrés Chadwick, primo del mandatario, miembro de su círculo más cercano y quien lo acompañaba desde su primer gobierno (2010-2014).

“El diálogo es el único camino que nos va a permitir superar las dificultares tan graves que hemos vivido en estos últimos días”, dijo el flamante Ministro del Interior en un primer contacto con la prensa.

En Hacienda estará Ignacio Briones, exdecano de la escuela de gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez, que a sus 46 años reemplaza a Felipe Larraín, cuestionado por su recomendación “a los románticos” de comprar flores cuando en septiembre no se registró inflación y bajó su precio.

DEFENSA Y TRANSPORTE

Piñera mantuvo en su cargo al ministro de Defensa, Alberto Espina, cuestionado por la actuación de las fuerzas armadas durante el estado de emergencia que rigió hasta el domingo.

Tampoco reemplazó a la ministra de Transporte, Gloria Hutt, rechazada por afirmar que no era posible bajar las tarifas del metro, ni a la ministra de Educación, Marcela Cubillo, en una pulseada permanente con el movimiento estudiantil, a la cabeza de las actuales protestas.

Las edades de los ocho nuevos ministros fluctúan entre los 30 y los 46 años y en su mayoría forman parte del ala más liberal de la derecha gobernante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.