Ante la deficiencia en el servicio de internet en Bolivia, los dirigentes del magisterio rural y urbano descartaron aplicar clases virtuales en la gestión educativa 2021 como una modalidad. Aseguran que sólo será un insumo más para la educación, así como las cartillas, módulos y otros medios alternativos.

“Lo estamos desechando porque no existen las condiciones para hablar de una modalidad virtual. Lo hemos demostrado: no tenemos el servicio de internet”, dijo el ejecutivo del Magisterio Urbano Nacional, Vladimir Laura.

Por su parte, el ejecutivo de la Confederación del Magisterio Rural, Víctor Mamani, en la misma línea, señaló que la educación virtual será parte de la modalidad a distancia así como las cartillas y medios alternativos, entre ellos, la radio y televisión.

“Nos quedamos con educación presencial, semipresencial y a distancia”, señaló Mamani. El Sexto Encuentro Pedagógico organizado por el Ministerio de Educación aprobó el viernes esas tres modalidades de clase para la gestión 2021 que serán definidas de acuerdo a la magnitud de los casos de Covid-19 que atraviese cada región del país.

A eso se suma el pedido de la abrogación del Decreto Supremo 4260 del Gobierno de Jeanine Áñez, pese a que también habla de las modalidades de educación presencial, semipresencial y a distancia e incluye virtual. Esta última es cuestionada por el magisterio, que asegura que no es viable.

Pero, además, los dirigentes cuestionan que esa norma —todavía vigente— apunta a privatizar la educación, debido a que en su disposición final señala que la implementación de ese decreto no implicará recursos adicionales del Tesoro General de la Nación (TGN).

“En el Decreto Supremo 4260 era una modalidad más el caso virtual. Para nosotros es una parte de educación a distancia y así está yendo ahora”, dijo Mamani y agregó que con la situación económica actual “no se puede pedir ni siquiera medio kilómetro más de fibra óptica; si hay planes, sería excelente”.

Medidas de bioseguridad

Ambos dirigentes también señalaron que el Gobierno nacional, gobernaciones y municipios deben cumplir con sus obligaciones y garantizar los servicios básicos para los estudiantes, así como los implementos de bioseguridad para los menores y maestros.

“El lunes estamos yendo al Ministerio de Educación para presionar y se dé fiel cumplimento a las conclusiones de las congreso educación”, dijo Laura.

Aunque falta un poco más de un mes para el 1 de febrero, Mamani señaló que la actividad educativa debe comenzar con todas las medidas de bioseguridad para evitar los contagios.

ALGUNOS MAESTROS YA ELABORARON CARTILLAS

Redacción CENTRAL

Pese a que este año el Gobierno dispuso el cierre del año escolar a mitad de gestión, los maestros urbanos y rurales —en algunos casos— continuaron las clases y elaboraron sus cartillas, que sirvieron de apoyo para las actividades.

“La mayoría de nuestros colegas han avanzado bastante, tienen sus cartillas. Ahora se ha pedido al Misterio de Educación que asuma la impresión de éstas “, dijo el dirigente del Magisterio Rural, Víctor Mamani.

En cuanto los maestros urbanos, en el caso de Aiquile, en Cochabamba, el municipio se hizo cargo de la impresión de las cartillas. Según el dirigente del sector, Vladirmir Laura, esa experiencia puede ser tomada para la siguiente gestión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.