La prohibición de realizar fiestas de Año Nuevo que determinó la Alcaldía por la amenaza de un segundo rebrote de coronavirus provocó la suspensión de festejos previstos en los centros de eventos, sector que calcula una pérdida de al menos 6 millones de bolivianos, informó Juan Carlos Torrico Rojas, presidente de la Cámara de Empresas de Servicios para Eventos Cochabamba (Caeseco).

Carlos Contreras, representante del Sector de Hoteles y Salones de Eventos, considera que el daño económico es multiplicador, debido a que para la celebración de estas fiestas se contrata servicios adicionales de empresas decoradoras, grupos musicales, bandas, disc jockey, cotillón y fuegos artificiales, además de personal adicional para las áreas de cocina, atención de mesas y bar.

“El daño es grande porque alrededor de los eventos sociales hay gran movimiento económico, el efecto es multiplicador, genera ingresos hasta las personas que cuidan los carros”, dijo Torrico.

Contreras explicó que los centros de eventos que tenían previsto realizar fiestas deben suspender las compras, reservas y contratación de personal eventual.

Las celebraciones de Año Nuevo fueron suspendidas en varias ciudades del país, como Santa Cruz, por lo que varios centros de eventos y hoteles que solían realizar estas celebraciones comenzaron a suspenderlas.

Las fiestas tenían precios variados de acuerdo a los servicios ofrecidos. En los salones de evento y hoteles, tenían un precio de entre 100 y 300 dólares.

Daño

Torrico explicó que el sector perdió este año más de 100 millones de bolivianos debido a la suspensión de eventos sociales por la pandemia.

“Los salones de eventos generaban un promedio de 10 millones de bolivianos al mes y son 10 meses sin actividad”, dijo.

Detalló que mensualmente se realizaba un promedio de 150 a 200 eventos sociales entre bodas, 15 años, graduaciones y otros.

En el departamento hay 300 salones de eventos y cada salón genera unas 200 fuentes de empleo directas e indirectas. “Es importante recalcar que la economía en el sector de eventos es dinámica e interfieren muchos familias y empleos entre directos e indirectos”, indicó Torrico.

Respecto a la denuncia de la Alcaldía sobre el incumplimiento de normas de bioseguridad en los centros de eventos, Contreras solicitó que se clausure a los locales infractores.

El sector tiene temor de que la segunda ola de Covid-19 provoque el cierre de los centros de eventos nuevamente.

Protestas por ley seca en Santa Cruz

Después de que la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra anunció una “ley seca” que prohíbe la venta y consumo de bebidas alcohólicas entre el 1 y el 3 de enero, ayer varios sectores que generan recursos económicos en torno a las fiestas y el consumo de bebidas protestaron en el centro de la ciudad.

El sector está en contra de la medida y pide que la Alcaldía de esa ciudad les permita trabajar para generar ingresos.

A través de pancartas, los manifestantes solicitaban la autorización para operar y señalaban que el alcohol evita la propagación y contagio del coronavirus. La Alcaldía de Sucre también determinó ley seca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.