La demora de las lluvias dañó al 30 por ciento de los cultivos de choclo en el valle alto, informó el gerente de la Región Valles, Franolik Huanca.

Explicó que el valle alto produce más de 200 toneladas de choclo para consumo humano, pero, por la falta de agua, sus cultivos se debilitaron y fueron atacados por un hongo. La demora de las precipitaciones también se suspendieron la siembra del grano, por lo que esta gestión no habrá una importante oferta.

“Hay dos clases de pérdida: las plantaciones que han muerto por falta de lluvia y lo que no se sembró porque las lluvias llegaron tarde”, dijo.

Cochabamba produce al año más de 180 mil toneladas de maíz, pero el rendimiento es afectado por la contaminación de especies y el ataque de hongos, que daña el 40 por ciento de la producción.

El maíz es el cuarto alimento más demandado en el país. Su consumo promedio es de 15 kilos por persona al año.

Debido a la importancia de ese alimento, el Instituto de Innovación Agropecuaria y Forestal (Iniaf), del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, busca mejorar el maíz blanco waltaco (el más consumido) para mejorar su producción. En el departamento hay más de 45 mil familias productoras de este grano, que se siembra en más de 100 mil hectáreas.

Bolivia importó en el primer trimestre de este año más maíz que en todo 2019, mientras que la producción local registró un bajón del 12 por ciento, según datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.