Tres bandos se pelean por las tierras de la zona de Caico,  ubicadas cerca de ex Zofraco al sur de la ciudad, donde el lunes más de 20 viviendas sufrieron destrozos durante un violento enfrentamiento entre dos grupos de presuntos loteadores. Se reportó dos heridos de bala y 18 detenidos.  

El primer grupo está conformado por personas asentadas en la serranía de Caico. Son 500 familias que hace 10 años llegaron a la zona para levantar pequeñas construcciones y algunos cultivos. 

El segundo grupo es el que intentó desalojar el lunes a los asentados y aseveró que fue contrato para “despejar” el terreno. Este agredió a los asentados, dejó dos heridos, usó dinamitas y bazucas artesanales. Además, robaron herramientas de siembra, motocicletas, garrafas y dinero.

Cuando la Policía llegó al lugar detuvo a 18 personas y encontró armas de fuego, bazucas artesanales, machetes, escudos y cachorros de dinamita.

El tercer grupo son los comunarios del Sindicato Agrario de Caico, quienes indicaron que tienen el derecho propietario de las 150 hectáreas “loteadas” en la serranía y denuncian que el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) de Cochabamba no da cumplimiento a una resolución administrativa, que dispone el desalojo de más de 300 casas ilegales.

“No es cierto cuando dicen que los enfrentamientos se han dado entre loteadores y comunarios, totalmente falso. El conflicto se ha dado entre los mismos loteadores, la intervención del INRA debe ser directa para definir el derecho propietario. El conflicto se ha agudizado por más de 150 hectáreas (loteadas) de la comunidad de Caico”, señaló la abogada de los comunarios, Araceli Frías. 

En tanto, la secretaria general del Sindicato Agrario de Caico, Rosy Villarroel, denunció que hace dos semanas se suscitó un conflicto similar con armas de fuego. Señaló que el grupo de los asentados tiene sentencia ejecutoriada por avasallamientos.

Por otra parte, el abogado de los asentados agredidos el lunes, Jorge Fernández, indicó que los 18 detenidos están denunciados por avasallamiento, portación de armas y destrucción de casas. 

Los detenidos fueron trasladados el lunes a la EPI-Sur para su investigación. 

Asentados están en emergencia 

El grupo de los denominados asentados se encuentra en alerta ante otro posible ataque de los presuntos loteadores que intentaron desalojarlos el lunes. 

Denunciaron que en 10 años, al menos en cinco ocasiones sufrieron ataques con armas de fuego en el lugar. 

En esta ocasión, señalaron que seis personas fueron agredidas y sufrieron el robo de fuertes cantidades de dinero. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.