Río de Janeiro y Sao Paulo, las dos mayores ciudades de Brasil, anunciaron este viernes el aplazamiento, hasta el 21 de abril y como medida para frenar el avance de la pandemia del Covid-19, de los desfiles de las escuelas de samba del carnaval que estaban previstos para febrero.

Ambas ciudades ya habían anunciado la suspensión este año del llamado carnaval de rúa, que es animado por las comparsas y bandas que desfilan gratuitamente ante millones de personas en las calles, y ahora optaron por aplazar, “para una fecha con posibles mejores condiciones sanitarias”, el Carnaval realizado dentro de sus sambódromos.

Las alcaldías consideraban inicialmente que, por realizarse en escenarios con acceso restringido como los sambódromos, en donde sería posible exigirle certificado de vacunación y hasta prueba negativa de Covid-19 al público, los desfiles de las escuelas de samba no contribuirían para agravar la pandemia en Brasil.

Pero los números récord de contagios que Brasil viene registrando en los últimos días, debido a la rápida propagación de la variante ómicron los obligaron a optar por postergar los espectáculos. Los alcaldes de Río, Eduardo Paes, y Sao Paulo, Ricardo Nunes, tomaron esa decisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.