Los bloqueos que instalaron ayer 31 sindicatos de transporte público en Quillacollo por la falta de mantenimiento de vías perjudicaron el desplazamiento de los estudiantes y vecinos, según un sondeo realizado.

La medida de presión obligó a suspender las clases en las unidades educativas en gran parte del municipio, porque los transportistas parquearon sus vehículos en la avenida Blanco Galindo y las calles adyacentes.

“Hemos tenido que caminar por más de una hora para llegar a la plaza y lo que realmente molesta es que ni siquiera en algunos puntos nos han dejado pasar en moto. Entendemos que los conductores tienen una necesidad y apoyamos, pero no pueden prohibir que nos movilicemos por otros medios”, reclamó una madre.

En cambio, algunos colegios instruyeron pasar clases a último momento tras levantarse los bloqueos.

Acuerdo

El sector levantó los bloqueos luego de cuatro horas tras suscribir un acuerdo con ocho compromisos para que en 20 días se proceda a mejorar el estado de las avenidas troncales y se avance con el bacheado de rutas alternas.

El acta de entendimiento se firmó entre representantes del Ministerio de la Presidencia, la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), la Alcaldía y dirigentes del autotransporte.

El alcalde de Quillacollo, Héctor Cartagena, añadió que entre los acuerdos figura gestionar ante el Fondo Nacional de Desarrollo Regional 20 millones de bolivianos para renovar la capa asfáltica de las principales vías, debido a que la mayoría está deteriorada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.