Suman 200 mil vendedores de productos ilegales en Cochabamba

Cochabamba

El contrabando es un problema cada vez mayor en Cochabamba y el resto del país. Ahora, además del daño económico al Estado que supone esta práctica, está ligado con la trata de personas y el narcotráfico.

“El narcotráfico se ha vuelto una moneda de intercambio y juntamente con esto existen mafias donde la trata de personas es parte de este intercambio. Lamentablemente, el contrabando no se trata solo del comercio de mercadería, sino también del comercio de personas”, aseguró Ramón Daza, presidente de la Cámara de Industria y Comercio de Cochabamba (ICAM).

Señaló que toman como ejemplo lo que sucede a nivel internacional en países donde los cárteles de droga tienen el dominio de las fronteras. “La coyuntura económica, el tipo de cambio, el coronavirus son factores que se han convertido en aceleradores del problema económico y eso nos preocupa”.

Según un análisis que realizó la ICAM, existen 2 mil contrabandistas millonarios en Bolivia, quienes revenden su mercancía ilegal a 1 millón de “caseras”. De hecho, solo en Cochabamba se identificaron al menos a 200 mil personas dedicadas a esta actividad irregular.

“Detrás de la señora que vende en la calle hay un gran contrabandista que tiene un capital de millones de dólares y tiene un enorme almacén, él es el verdadero evasor de impuestos”, dijo Daza.  

Los últimos operativos que realizó el Gobierno para luchar contra el contrabando estuvieron marcados por el uso de la fuerza por parte de los mercaderes, quienes emplearon armas de fuego.

El viceministro de Lucha Contra el Contrabando, Daniel Vargas, se refirió al tema haciendo mención que esta actividad ilegal no solo afecta a la economía sino también a la seguridad de las personas. “La ley nos faculta el uso de la fuerza y el uso de armas. Lógicamente, las Fuerzas Armadas han reglamentado y hecho procedimientos para el uso del arma y empleo de la fuerza. En ese sentido, cuando realizamos los enfrentamientos con las organizaciones antisociales relacionadas con el contrabando tenemos facultad en el empleo de las armas”, declaró.

Sin embargo, aseguró que, hasta el momento, no usaron la fuerza porque “precautelamos la vida, así sean delincuentes. No disparamos a quemarropa. Ellos están disparando a quemarropa contra nuestros efectivos militares, ahí tenemos un fallecido”.

En el caso de Cochabamba, la “Feria del contrabando”, ubicada actualmente en la avenida Beijing entre Blanco Galindo y D’Orbigny, fue creciendo y ya se registró enfrentamientos entre los vendedores y los efectivos de la Intendencia, quienes fueron amenazados con ser “apedreados” si decomisaban la mercadería ilegal.

El Viceministro dijo que continuarán con las intervenciones conjuntas entre el Ejército, la Policía y los gobiernos municipales. Asimismo, anunció que se reunirán en Villamontes con las comunidades fronterizas para socializar sobre la importancia de luchar contra el contrabando.

EL PROBLEMA REAL: LA FALTA DE EMPLEO

“Hay muchos jóvenes que están dedicándose a la internación de vehículos indocumentados. Ellos lo ven como una aventura, sin embargo, no ven el riesgo de esto”, contó Vargas.

Por su parte, Daza señaló que el problema de raíz del contrabando es la falta de empleo y reconoció que lo más importante es generar nuevas fuentes laborales para paliar las prácticas ilegales. “El contrabando no es una causa, es un efecto de una economía informal y el desempleo. Lo importante es generar políticas económicas que permitan crear empleos formales, de largo plazo”.

Luego de que inició la pandemia, la mayor cantidad de personas que perdieron su trabajo son mujeres y jóvenes menores de 35 años. “Eso da una correlación de quiénes son más vulnerables a la trata y tráfico, quiénes están en la calle y son más susceptibles de entrar a este circuito”, añadió Daza.

Sobre el tema, el Viceministro de Lucha Contra el Contrabando aseguró que están asumiendo estrategias para ver el tema de falta de empleo; sin embargo, no detalló cuáles son esas medidas.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la tasa de informalidad en Bolivia asciende al 82.8%, una de las más altas de la región.

Respecto a este punto, Daza informó que se reunieron con la Cámara Nacional de Industria para participar de una cumbre de reactivación económica que contó con la participación de más de 600 representantes del sector productivo y determinaron como meta común la generación de más empleos.

Asimismo, calificó como positiva la reunión que tuvieron con el Viceministro, representantes de la Alcaldía y otras instituciones involucradas en la lucha contra el contrabando porque asumirán acciones conjuntas. “(La pelea contra el contrabando) pasa por la coordinación entre el sector público y privado y por la generación de empleo, de más empresas y una política de exportación con valor agregado”, dijo.

El año pasado, la Aduana Nacional decomisó un equivalente a 1.000 millones de bolivianos en mercadería ilegal. La ICAM y la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) calculan que el contrabando asciende a 21.000 millones de bolivianos, por ello tienen el objetivo de incautar 3.000 millones este año.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Lo más leido