El expresidente de Perú Alan García ha fallecido este miércoles tras dispararse un tiro cuando iba a ser detenido por la policía de su país, en el marco de las investigaciones por el caso Odebrecht.

El exmandatario peruano fue inmediatamente trasladado al hospital Casimiro Ulloa, en el distrito limeño de Miraflores, donde los facultativos le sometieron sin éxito a una operación quirúrgica.
Poco después de su ingreso en el centro médico, un comunicado del Ministerio de Salud de Perú confirmaba  “un diagnóstico de impacto de bala en la cabeza, con orificio de entrada y salida” y calificada el estado del expresidente como “delicado”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *