Justifican retraso de insumos en centros de salud

La Alcaldía justificó el retraso en la adquisición de medicamentos e insumos para los centros de salud del municipio pese a contar con recursos, culpando al Concejo Municipal, mientras algunos médicos evalúan la posibilidad de iniciar un proceso contra las autoridades ediles por incumplimiento de funciones.

La responsable de la Dirección Administrativa de Salud (Diasa), Giselle Antezana, aseguró que el presupuesto de esa instancia municipal bordea los 60 millones de bolivianos.

La funcionaria aclaró que cuatro serán invertidos en la adquisición de los medicamentos que los centros precisan.

Dijo que están lanzando la licitación para comprar los insumos y fármacos que los centros de salud precisan para funcionar y aseguró que este proceso se está haciendo recién ahora, que ya empieza el segundo semestre del 2012, porque el Concejo Municipal tardó en aprobar el presupuesto reformulado.

Retrasos

Esta declaración, en la que culpan al órgano legislativo municipal por los retrasos en la compra de insumos, fue desmentida por el concejal opositor Edwin Jiménez (TPC), quien aseguró que aproximadamente el 2 de enero ya se tenía aprobado el presupuesto de salud, que podía empezar a ejecutarse desde esa época para comprar los medicamentos.

Explicó que con el presupuesto reformulado que se aprobó hace algunas semanas para el Diasa, sólo iba un incremento a su presupuesto.

Colapso

El martes pasado y tras la denuncia de varios padres de familia que no podían ingresar al maternológico Germán Urquidi para conocer a sus recién nacidos, Los Tiempos pudo observar el colapso en el que se encuentra el único centro de tercer nivel del departamento de Cochabamba.

En este centro muchas madres que acababan de dar a luz y sus bebés se encontraban descansando en colchonetas sobre el piso, debido a que ya no existían ni camas ni camillas sobre las cuales podían ubicarlas.

Una de las razones por las que existía una cantidad tan grande de parturientas que supera la capacidad del Germán Urquidi, que tiene más de 120 camas y tres quirófanos para atender los nacimientos de la ciudad, eran las remisiones que enviaban los diferentes centros de salud de las provincias y especialmente del Cercado.

Falta de medicamentos

Las boletas con las que las embarazadas llegaban al maternológico y mostraban a los profesionales que trabajan en los centros de salud aseguraban que no podían atender partos desde ese día, porque ya no contaban con medicamentos, anestesia u otros implementos, necesarios para atender un alumbramiento.

Médicos advierten con procesos

Un grupo de médicos que pidió mantener en reserva su identidad explicó que la atención “indigna” que están recibiendo las mujeres pobres en el único centro de tercer nivel, que las está recibiendo en colchonetas en el piso para que den a luz, es provocada porque los funcionarios de las municipalidades cochabambinas, especialmente de Cercado, están cometiendo el delito de incumplimiento de funciones.

Dijeron que a pesar de contar con los recursos económicos suficientes como para dotar a los centros de salud de los insumos que necesitan para atender a las embarazadas, no cumplen con su función establecida por la ley y realizan un trabajo negligente. Advirtieron que analizan la posibilidad de iniciar procesos penales contra estas direcciones.

Tanto la Ley de Autonomías como la del Seguro Universal Materno Infantil (SUMI), establece que los municipios deben recibir recursos del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) y del HIPC (apoyo a la salud y educación) para la atención gratuita de embarazadas y los niños menores de cinco años.

Fuente: Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *